Batalla campal en Querétaro: Cinco siglos igual (o peor)

Fecha:

Compartir

El ataque asesino de barras del Querétaro a hinchas del Atlas mostró lo peor del fútbol en nuestro continente. ¿Esta repetición es la tragedia o ya la farsa?

Las imágenes que el fin de semana el fútbol mexicano le brindó al mundo entero todavía conmueven. Si la escenografía, en lugar de plateas de un estadio o el mismísimo césped, fuese el pasillo de una cárcel, podría pasar como una pelea entre reos o un motín carcelario de los más sangrientos. Pero esto fue televisado a todo el mundo y grabado por los celulares de los miles de testigos que veían al fútbol mexicano, que hasta hace menos de dos décadas era de los más pacíficos del mundo, cambiando para siempre. 

¿Hacia qué cambió? Es muy temprano para saberlo. La primera reacción, porque alguna medida había que tomar, fue la más fácil: prohibir el ingreso de público visitante cuando vuelva a rodar la pelota (la 9° fecha del torneo mexicano no se terminó de jugar por la batalla campal en el estadio del Querétaro).

Una salida a la Argentina, podría pensarse, lo que depara un futuro triste para los fanáticos mexicanos. Aunque no tan salvajes durante un partido con tribunas colmadas, las imágenes del estadio “La Corregidora” podrían compartir un clip televisivo con lo que sufrió el futbolista de Comunicaciones Adrián Barrionuevo ante la barrabrava de Excursionistas en el 2000, o la tunda que La Doce, liderada por “Rafa” Di Zeo, le dio a sus colegas “funebreros” durante un amistoso un año antes en La Bombonera, que no estaba abierta al público en general.

En nuestro país la prohibición de los visitantes se tomó en 2007 para el fútbol de Ascenso (se hizo una excepción cuando River Plate pasó por la B Nacional) y se hizo extensiva a la Primera en 2013. Entre los dos casos del párrafo anterior y esta última “extensión”, varias hinchadas mexicanas pasearon por las canchas argentinas para ver cómo era eso de ser barra y mamar la “cultura del aguante”…

El ataque de la “Resistencia Albiuzul” del Querétaro a los hinchas visitantes del Atlas contó con la complicidad de las fuerzas de seguridad (cualquier parecido con Argentina no es casualidad). Los policías miraban con pasividad cómo se abrían las rejas que separaban a las dos parcialidades y no reaccionaban ante los golpes con palos, sillas, piedras y armas blancas a cuerpos que yacían en el piso y que eran despojados hasta quedar desnudos por completo.

¿Tragedia o farsa? El mayor atractivo turístico cultural que tiene México son las ruinas de las antiguas civilizaciones que habitaron su suelo. Conocido es que los mayas desarrollaban el juego de pelota, que consistía en pasar una bola por un aro de piedra encastrado en una pared, sin utilizar las manos. Un auténtico abuelo de nuestro fútbol.

Igual que en la actualidad, no era solamente un juego. Era una expresión cultural en toda Mesoamérica ya que se han encontrado canchas de pelota donde dominaron los mayas pero también donde no llegó esta civilización, y también más antiguas y hasta más modernas, de tiempos aztecas, que fueron de los habitantes originarios que confrontaron con los españoles hace cinco siglos.

Según el pueblo que lo practicaba, el final del juego de pelota podía ser fatal para los participantes. Los aztecas sacrificaban a los perdedores como “alimento de los dioses”. En el arte maya también hay representaciones de cautivos decapitados luego de un juego de pelota. Pero en Chichén Itzá, el mayor centro arqueológico maya, no se observan grabados de prisioneros  desnudos y maltratados sino que el sacrificado era el capitán del equipo ganador, que consideraba un honor servir a los dioses. Allá por el año 900 o 1000, el que participaba sabía a lo que se exponía. No así en 2022, como se vio correr a familias enteras sin ropa porque el color de una camiseta podía significar una muerte mucho menos honorable que la de sus antepasados.

Esta vez no se le puede achacar simplemente la violencia al “rojo y amarillo, manantial del veneno”, como hace León Gieco en su “Cinco siglos igual”. Lo que ocurrió en el estadio queretarense es bien latinoamericano, aunque con las garras del narco, que exporta a EEUU y Europa ahora “oro blanco” y no el metal brillante que hace 500 años desató la matanza de la conquista española. Esta violencia se torna global.

Cinco siglos después de que llegara la ola de la civilización europea, y uno y medio luego de que América incorporara y mejorara el invento británico del “football” del siglo XIX, lo ocurrido en el estadio mexicano quedará grabado para la posteridad como esos dibujos que los turistas pueden ver en las ruinas precolombinas.

“Lealtad sobre tumbas/ Piedra sagrada/ Dios no alcanzó a llorar/ Sueño largo del mal/ Hijos de nadie/ Cinco siglos igual”.

¿Cómo verán los videos del Querétaro-Atlas los terrestres del 2500? ¿Qué dirán? ¿Aún habrá habitantes? O, citando a Albert Einstein, debemos decir que no sabemos con qué armas se combatirá la tercera guerra mundial, pero la cuarta se peleará con palos y piedras.

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

Para soñar: los rivales de la Selección en su eventual camino a la final

Después de Australia en octavos de final, qué potencias tiene en el camino Argentina y a cuáles esquivaría hasta el 19 de diciembre.

Grupo G. Brasil fue sorprendido por Camerún y Suiza le ganó a Serbia el último boleto a octavos

El "Scratch" va ante Camerún con varios suplentes para cuidar el físico de los jugadores. Ambos partidos se disputan a las 16.

Qatar 2022: así quedó el cuadro completo desde octavos a la final, con fechas y horarios

Este sábado comienzan los partidos con alargue y penales en caso de igualdad para definir quien avanza y quien queda eliminado rumbo a la Copa del Mundo.

Grupo H. Corea del Sur dio la sorpresa, venció al clasificado Portugal y dejó afuera a Uruguay

Los lusos terminaron en el primer lugar y los "celestes" quedaron afuera por tener menos goles que los asiáticos.