6 datos económicos de relevancia para el 2022

Fecha:

Cuando la persona más rica del planeta habla sobre economía y finanzas, en todo el mundo escuchan y estudian sus proyecciones.

El día en que Elon Musk publicó en su cuenta de Twitter el porvenir financiero de EEUU se disparó una alarma en toda la red. No es para menos: el desmoronamiento de la economía en la principal potencia mundial desembocaría en importantes consecuencias en todo el planeta.

Y el multimillonario y CEO de Tesla no fue el único que ha comentado acerca de esto sino que han sido muchos los especialistas que aseguran que la burbuja podría detonar en cualquier momento.

Ante tal posibilidad lo mejor es prepararse y cerciorarse de que nuestra situación económica no resulte afectada por una recesión. Inclusive podría ser usada en su propio beneficio.

A decir verdad, los tiempos de crisis son los momentos en los que se originan las mejores opciones de inversión.

Sugerencias para estar preparado ante una recesión o contracción económica

Para no verse perjudicado por una potencial crisis o lograr subsistir ante ella, hay ciertas recomendaciones a seguir a fin de encontrarse listo en el momento en que la próxima caída de la actividad económica nos alcance.

– Eliminar deudas

En primer lugar lo más importante es la cancelación de las deudas con intereses elevados. Por ejemplo, las de las tarjetas de créditos.

– Fondo de emergencia

En segunda instancia, poseer un fondo de emergencia posibilita afrontar las contingencias que podrían surgir. Lo más conveniente es que albergue el capital requerido para conservar el estilo de vida por los menos unos seis meses, al igual que aprovechar las ofertas de catálogos como por ejemplo Kimbino.com.ar, que tienen la ventaja de integrar todos los rubros en un solo portal, lo que simplifica la comparación y encontrar buenas promociones.

– Contar con diversas fuentes de ingreso

De este modo, en el caso de que algún sector se desplome o quiebre contará con otras fuentes que posiblemente se mantengan estables e inclusive podrían irse al alza. El hecho de que haya una crisis no significa que todos los segmentos se desmoronen. Observemos la pandemia como ejemplo; si bien muchos mercados cayeron, muchos otros salieron beneficiados como el comercio de insumos médicos o el sector de la limpieza, entre otros.

Si actúa rápido, y cuenta con la capacidad de generar diversas fuentes de ingresos, tiene un fondo de emergencia y cancela todas sus deudas, en el momento que se presente una crisis será capaz de soportarla sin grandes inconvenientes. Y por qué no, emplearla a su favor.

¿Qué quiere decir esto? En momentos de crisis el costo de los activos cae, las acciones bajan y los bienes también, esto es sinónimo de importantes posibilidades para los inversores.

Por otro lado, consideremos que se genera una crisis este año, resulta muy complejo predecirlo dado que son muchos los factores que estarían en juego y que podrían modificarla como, por ejemplo, elecciones, la alta demanda del mercado, la escasez de suministros, conflictos bélicos, etc. Sin embargo, es factible adelantarse y tomar en consideración ciertas medidas para protegerse previo a que se originen.

Una vez mencionado esto, estas podrían ser las causantes de una importante recesión financiera en 2022

– Crisis de abastecimiento

Las industrias dependen en mayor medida de determinados componentes y materias primas para llevar a cabo sus productos. Por ejemplo; un “smartphone” podría diseñarse en EEUU, sin embargo sus insumos como el microprocesador se fabrican en Taiwán, la batería en Vietnam y se acopla en una empresa en China. Por esto, todas las compañías, de manera directa e indirecta, dependen de la forma en cómo se reparten las materias primas.

Supongamos que posee una empresa de ordenadores y no recibe los procesadores y componentes requeridos a término para hacerla funcionar, esto hará que no pueda producirlos en el tiempo que desee, y con ello incumplirá los plazos de entrega establecidos. Esto es lo que está sucediendo actualmente con la mayor parte de equipos y productos electrónicos, el sector automotriz y la industria alimenticia, entre otros.  Se puede profundizar en las soluciones que se están evaluando en Europa en esta nota de La Vanguardia.

– Inflación

En conjunto con el punto anterior, en el transcurso del aislamiento, las autoridades gubernamentales y entidades bancarias centrales observaron que las personas no gastaban dinero, la economía no avanzaba puesto que la gente temía que los perjudicara la crisis al perder sus trabajos, por lo que, al observar tal situación, los gobiernos optaron por inyectar enormes cantidades de dinero en el sistema, proporcionando bonos y planes a los ciudadanos a fin de que comiencen a gastarlo y que, de esta forma, la economía siguiera en movimiento, previniendo una crisis mayor.

Sin embargo nada más alejado de la realidad. Los mercados contaban con tantas limitaciones que las personas escogieron guardar el dinero y, como resultado, los índices de ahorro de las naciones del primer mundo aumentaron considerablemente. Una vez finalizadas las restricciones, todo ese capital almacenado comenzó a gastarse de manera simultánea en todo el planeta. Desafortunadamente, como observamos previamente, existe hoy en día en el mercado una importante falta de stock, lo que aumentó el costo de vida.

– Venta de acciones de importantes inversores

En estos momentos la bolsa se encuentra en sus niveles máximos en un pico sobrestimado y como, lo ha revelado la historia, todo lo que sube, tiene que bajar. Pronto podría suceder que la burbuja estalle, según advierte Harry Dent, uno de los escritores y economistas más controvertidos y conocido a escala mundial por pronosticar la caída financiera en Japón en 1989, el desplome de las “puntocom” y el apogeo ideológico que transformó a Donald Trump en presidente, asegura que este año se desarrollará la mayor regresión económica de la historia, y que la economía no volverá a repararse hasta al menos el 2024.

Para el economista, las acciones se encuentran en las fases finales y pronostica que el mercado se derrumbará en un 80%. Pese a que se hable de solo una predicción, en los últimos períodos pudimos observar cómo varios de los principales inversionistas y empresarios en el mundo han comenzado a protegerse. Musk, por ejemplo, llegó a vender más del 9% de su participación en Tesla, es decir, más de 15.000 millones de dólares en acciones. Mark Zuckerberg, el creador de Facebook (Meta) cedió 9,4 millones de acciones por unos 2.000 millones. Y otro magnate a tener presente es Warren Buffet, que pese a no haber vendido tampoco ha llegado a invertir. 

El accionar de estos megamillonarios, los cuales cuentan con acceso a información privilegiada, es verdaderamente alarmante y vale la pena considerarlo en profundidad y seguir lo mayor posible sus pasos.

Para finalizar, te invitamos a continuar esta lectura acerca de cómo los adolescentes profundizan su educación financiera, y cómo la tendencia se incrementará en el 2022.

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

La Reserva Federal de EEUU sube otra vez la tasa de interés: cómo afecta a la Argentina

Por tercera vez en el año, la FED elevó 75 puntos básicos la tasa para combatir la inflación récord que sufre la economía norteamericana.

El Estado alemán nacionaliza a un gigante energético que perdió 8.500 millones de euros

La empresa Uniper no puede afrontar los costos del aumento del gas tras la invasión rusa a Ucrania.

Sombrío pronóstico del Banco Mundial: recesión global con inflación

Los indicadores que presagian un mal 23 son la caída de los índices de confianza de los consumidores y la desaceleración abrupta que registran Estados Unidos, China y la Eurozona, las tres principales economías del planeta.

El gas que no le vendió a Europa, Rusia lo exportará a China

El Kremlin anunció un futuro gasoducto, llamado Siberia 2, para enviar el hidrocarburo al gigante asiático.