Xiomara Castro juró como la primera mujer presidenta

Fecha:

Aseguró que recibió un país en bancarrota con una deuda “estruendosa y bochornosa” heredada de doce años de administraciones del derechista Partido Nacional, las cuales calificó de “dictadura”.

La jueza Karla Romero le tomó juramento este jueves a Xiomara Castro como presidenta de Honduras, la primera en el cargo, en presencia del titular del Congreso Nacional, Luis Redondo, y de una multitud reunida en el Estadio Nacional de Tegucigalpa.
 
La flamante presidenta afirmó que su asunción como primera mujer jefa de Estado del país rompe con dos siglos de cadenas y tradiciones, lo cual consideró un logro de la voluntad popular.
 
“La presidencia de la República nunca ha sido asumida por una mujer en Honduras. Han tenido que pasar 200 años desde que se proclamó nuestra independencia. Estamos rompiendo cadenas y estamos rompiendo tradiciones. Este hecho histórico solo pudo surgir de la voluntad mayoritaria del pueblo. Gracias pueblo hondureño”, proclamó Castro.
 
En su primer discurso, la esposa de Manuel Zelaya, presidente que fue derrocado en 2009, aseguró que recibió un país en bancarrota con una deuda “estruendosa y bochornosa” heredada de doce años de administraciones del derechista Partido Nacional, las cuales calificó de “dictadura”.
 
Honduras tuvo 68 presidentes varones antes de que Castro asumiera el cargo, aunque la brecha de género persiste pues en los comicios de noviembre pasado solo fueron electas 33 diputadas para los 128 escaños del Congreso y 18 alcaldesas para 296 municipios.

Castro enfatizó que la refundación de su país comienza por el restablecimiento del respeto del ser humano y la seguridad de la ciudadanía y, en ese sentido, condenó el silencio ante el problema de los femicidios.

“Ya no más violencia contra las mujeres”, resumió la primera mandataria, tras lo cual también reclamó justicia en el caso de la ambientalista Berta Cáceres, asesinada por oponerse a la construcción de una represa en el río Gualcarque, considerado sagrado por el pueblo lenca.

Honduras es un país marcado por sus elevados índices de feminicidio y delitos como violaciones, estupro, lesiones, desapariciones, explotación sexual comercial, incesto y secuestros.
 
Castro ganó las elecciones presidenciales del pasado 28 de noviembre como candidata de una alianza opositora liderada por el Partido Libertad y Refundación (Libre, de izquierda), que puso fin a 130 años en los que los partidos Liberal (conservador) y Nacional (derechista) se alternaron en el poder.

El presidente saliente, Juan Orlando Hernández, se negó a participar en la ceremonia de traspaso rompiendo un protocolo respetado desde 1981, cuando retornó el orden democrático a Honduras luego de décadas de regímenes militares.

Jefes de Estado y de Gobierno, así como funcionarios de alto nivel, acudieron a la ceremonia, que fue financiada con donaciones en efectivo y especies de simpatizantes de Castro, y en la que hubo promesas de acabar con los estigmas de corrupción e impunidad que arrastra el país.

Primeras medidas. Castro anunció sus primeras disposiciones para refundar al país, entre ellas subsidios a la educación y la energía, la protección de los recursos naturales y el respeto a los derechos humanos.
 
“Vamos a concentrar nuestros esfuerzos en cuatro sectores: educación, salud, seguridad y empleo, ellos serán las anclas reales al progreso y el desarrollo”, dijo Castro.
 
“La refundación de Honduras comienza por el restablecimiento al respeto del ser humano, la inviolabilidad de la vida, la seguridad de la ciudadanía, no más escuadrones de la muerte, no más silencio ante los feminicidios, no más sicariato, no más narcotráfico ni crimen organizado”, proclamó.
 
La mandataria se comprometió a arrancar de raíz la corrupción, aupada por la administración del derechista Juan Orlando Hernández (2014-2022), y aseguró que los responsables de tales delitos responderán ante la justicia.
Además, adelantó que comenzará un diálogo con los educadores para el retorno de los niños a las clases presenciales y el otorgamiento de merienda escolar, vacunas, mascarillas y matrículas gratis.

Anunció también que un millón de familias dejarán de pagar las facturas de energía eléctrica, las cuales serán sufragadas por los altos consumidores, y que creará subsidios para reducir el precio de los combustibles.
 
“Compatriotas, en el marco de este Bicentenario, refundar es más que un verbo, es una misión imprescindible e irrenunciable con la que debemos estar comprometidas, a causa del mandato directo, manifestado abrumadoramente en las urnas”, recalcó Castro.
 
También instruyó al Banco Central y a la Secretaría de Finanzas la creación de los mecanismos legales de mercado para reducir los intereses bancarios para la producción, y aseguró que el desarrollo agropecuario y soberanía alimentaria será una prioridad de su administración.
“Los oscuros tiempos de la dictadura legislativa no regresarán, porque se democratizará el Congreso”, enfatizó la presidenta, quien aseguró que la política exterior de Honduras será latinoamericanista y soberana.

Ante la presencia de la vicepresidenta argentina Cristina Kirchner, Castro cerró su discurso con una frase del guerrillero cubano-argentino Ernesto “Che” Guevara que devino eslogan de las causas progresistas y de izquierda en todo el mundo: “¡Hasta la victoria siempre!”, la cual fue recibida con una ovación en el capitalino Estadio Nacional.

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

La Casa Blanca insta a los estadounidenses a “abandonar inmediatamente” Rusia

La embajada norteamericana en Moscú alertó de que los "vuelos comerciales están extremadamente limitados actualmente, por lo que en ocasiones no hay ninguno disponible".

Biden advierte a Putin: “Una guerra nuclear no se puede ganar y nunca se debe librar”

El presidente de EEUU apuntó contra su par ruso, quien movilizó 300.000 reservistas para fortalecer la invasión a Ucrania.

Rusia: “No peleamos solo contra Ucrania sino contra la OTAN y Occidente”

El ministro de Defensa ruso cifró en cerca de 6.000 el número de militares de su Ejército muertos desde el inicio de la guerra.

Putin moviliza 300.000 reservistas: para Occidente, es un gesto de “desesperación”

El Kremlin señaló que el objetivo es brindar mayor seguridad a las regiones separatistas ucranianas que votarán en referéndum la anexión a Moscú.