Identifican un serio riesgo de anemia en astronautas

Fecha:

Sus glóbulos rojos se destruyen un 54 % más en el espacio y no vuelven a sus niveles anteriores. Nuevos desafíos para los planes de enviar misiones tripuladas a Marte y otros viajes de larga duración.

Los astronautas de las misiones de larga duración corren un riesgo elevado de sufrir anemia debido a la rápida destrucción de sus glóbulos rojos en la sangre en condiciones de gravedad cero, cuyos niveles no vuelven a los de antes incluso después de pasar un año en la Tierra.

Según determinó un nuevo estudio publicado en la revista Nature Medicine, la hemólisis, como se conoce la descomposición de los glóbulos rojos, se intensifica en un 54% en el organismo humano en el espacio, en comparación con el mismo proceso que nos afecta en la Tierra.

Un equipo de científicos canadienses que analizaron el estado de 14 astronautas que pasaron seis meses a bordo de la Estación Espacial Internacional llegó a esa conclusión.

La llamada “anemia espacial”, ocasionada por la destrucción de los glóbulos rojos, hasta ahora se consideraba un estado temporal y una dolencia de un par de semanas atribuida al reajuste del organismo por la ingravidez.

El autor principal de la nueva investigación, Guy Trudel, de la Universidad de Ottawa, aclaró que, de hecho, la anemia es “un efecto primario de ir al espacio”.

Un año después de que los participantes del estudio volvieran a la Tierra, esos efectos nocivos persistían y los niveles de glóbulos rojos no se restablecían por completo.

“Estos hallazgos sugieren que la destrucción de los glóbulos rojos, denominada hemólisis, es un efecto primario de la microgravedad en los vuelos espaciales y respaldan la hipótesis de que la anemia asociada a los vuelos espaciales es una condición hemolítica que debe tomarse en cuenta durante el chequeo médico y seguimiento tanto de los astronautas como de los turistas espaciales”, concluyeron los investigadores.

“Pensábamos que sabíamos de anemia espacial y resulta que no”, señaló Trudel, entrevistado por Reuters. “Mientras estás en el espacio, estás destruyendo más células sanguíneas de las que estás fabricando”, explicó.

Al descubrir que los cuerpos de los astronautas destruían 3 millones de glóbulos rojos por segundo durante sus misiones espaciales, cuando en la Tierra normalmente se destruyen y se reemplazan unos 2 millones de eritrocitos, los investigadores se preguntaron por cuánto tiempo el cuerpo humano sería capaz de generar los glóbulos rojos extra para sustituir los destruidos en condiciones tan extremas como el espacio.

Ante la necesidad de producir constantemente un 50 % más de glóbulos rojos, las misiones tripuladas tan ambiciosas como un viaje de ida y vuelta a Marte que, según las estimaciones de la NASA, llevaría alrededor de dos años, podrían conllevar graves problemas para el organismo humano.

“No puedes seguir el ritmo”, resumió Trudel las consecuencias de una hipotética misión a Marte que impondría más presión al organismo para producir los glóbulos rojos adicionales. Si bien sus niveles bajos no son un problema en el espacio, lo empiezan a ser una vez que el astronauta pise la Tierra u otro planeta y de repente se sienta sin fuerzas ni energía.

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

Las imágenes del Sol más detalladas en la historia

La óptica del telescopio más grande de la Tierra le permite tomar fotos con un nivel de detalle tres veces superior a cualquier otro instrumento de esa índole.

¿Cuán verdes son en realidad las fuentes de energía renovables?

Los problemas medioambientales relacionados con los parques eólicos y los paneles solares se hacen evidentes ya en su etapa de fabricación, que resulta contaminante.

Convierten plástico en diamantes usando potentes láseres

Según los investigadores, el proceso podría ayudar a explicar muchos de los misterios de planetas gigantes como Neptuno y Urano.

El “hielo zombi” de Groenlandia elevará el nivel del mar más de 25 centímetros

Según los investigadores, hasta podría llegar a subir 76 centímetros para fines de siglo.