Amazon y el poder de las grandes plataformas digitales

Fecha:

El poder de la plataforma a menudo se remonta a los mercados, lo que implica una acción antimonopolio. La fuente y la solución están en otra parte, según los autores.

Las grandes plataformas digitales estadounidenses —Meta (Facebook), Amazon, Microsoft, Alphabet (Google) y Apple— han acumulado una masa de poder económico sin precedentes en la historia del capitalismo. Sus contrapartes chinas (Alibaba, Baidu y Tencent) están haciendo lo mismo. Sin embargo, con su ubicuidad, en todos los sectores y geográficamente (aunque excluyendo a China), tanto física como digitalmente, Amazon es paradigmático.

Tal poder se puede ver desde diferentes ángulos. Primero, está la capitalización de mercado: con un crecimiento vertiginoso en el precio de sus acciones (Figura 1), el valor de Amazon de $ 1,68 billones es mayor que el producto interno bruto de España y está a punto de superar al de Italia.

Figura 1: evolución de las cotizaciones de acciones de Amazon, 2012-20 ($)

Fuente: Macrotrends.net

Luego está la riqueza acumulada por los de arriba: con un patrimonio neto de 197.000 millones de dólares, Jeff Bezos (fundador y exdirector ejecutivo) ocupa el tercer lugar en el ranking mundial de multimillonarios que elabora la revista de negocios Forbes, donde lo acompañan otros ocho fundadores, directores generales y altos directivos de Microsoft, Alphabet y Meta.

Otro punto de referencia serían los intentos continuos, aunque a menudo infructuosos, de los gobiernos y las autoridades antimonopolio para contener este poder castigando las prácticas anticompetitivas o aumentando el impuesto exigido a Amazon y otras plataformas.

Otra medida más sería la plétora de conflictos políticos y sindicales que acusan a las plataformas de explotación de trabajadores, discriminación y políticas antisindicales (Amazon y Alphabet), distorsión del debate público y procesos electorales (Facebook y Twitter) y negativos impactos ambientales de sus actividades digitales.

Motor fundamental. La concentración de poder en grandes empresas innovadoras ha sido característica del capitalismo desde sus orígenes. Karl Marx, Joseph Schumpeter, Rudolf Hilferding y Vladimir Lenin reconocieron que los grandes oligopolios tecnológicos y los cárteles transnacionales constituían un motor fundamental de transformación económica, social y tecnológica, tanto como una causa principal de la polarización de clases, la inestabilidad política y la guerra.

Las plataformas actuales, sin embargo, son capaces de controlar y condicionar las acciones de trabajadores, consumidores, proveedores, competidores y gobiernos con mucha más intensidad que las grandes multinacionales del siglo pasado. Para captar estas discontinuidades, es necesario ir más allá de una visión del poder económico confinado al mercado.

Hay ideas muy útiles para explicar la concentración de las plataformas por “externalidades del lado de la demanda”: la utilidad que obtienen los usuarios y, por lo tanto, su disposición a pagar aumenta a medida que aumenta su número. Lo mismo ocurre con los “efectos de red de múltiples lados”: la utilidad obtenida por los agentes de un lado del mercado, como los consumidores de Amazon, crece a medida que el número del otro lado, las empresas que usan Amazon para comercializar sus productos, crece

Sin embargo, estos mecanismos también caracterizan a muchos otros sectores (hardware informático, software, tarjetas de crédito) y, por lo tanto, no son suficientes para explicar el poder del que disfrutan las grandes plataformas.

Capital monopólico. Hemos intentado hacer este análisis refiriéndonos a una rama particular de la literatura económica: la teoría del “capital monopólico” desarrollada por Paul Baran, Paul Sweezy y Keith Cowling, entre otros. Este último no se centra en las relaciones de mercado tal como las concibe la teoría microeconómica estándar sino en la capacidad de la empresa para controlar el espacio económico y ejercer influencia y poder jerárquico fuera de su perímetro formal, físico, legal y relacionado con el mercado. Jan Eeckhout lo llama el “foso” que construyen.

Nuestro análisis se centra en Amazon e identifica cuatro factores en el poder de las plataformas: crecimiento y diversificación sectorial;  investigación y desarrollo y el monopolio de tecnologías clave;  fragmentación del trabajo y su control; y condicionamiento de los gobiernos y el poder de represalia.

Lo que cohesiona estos factores es la capacidad de controlar toda la información que se produce dentro de la esfera de influencia de la plataforma -segmentos de internet y sus contrapartes físicas- subordinando efectivamente las acciones de otros actores a las estrategias de la propia plataforma.

Esto es algo similar a lo que Shoshana Zuboff llama “capitalismo de vigilancia”. En este contexto, sin embargo, el control capilar de la información (digital) no se sitúa en el centro de la escena como instrumento de “mercantilización de la privacidad”. Más bien, este control aumenta en gran medida la capacidad de la plataforma para influir en los agentes con los que interactúa y, por lo tanto, extraer valor, lo que le permite expandir su esfera de influencia a un costo significativamente menor y a un ritmo mucho más rápido que las corporaciones multinacionales estudiadas por Baran y Sweezy. y sus sucesores.

Firme control. En el caso de Amazon, el crecimiento exponencial y la diversificación provienen de su control de los servicios estratégicos (nube, logística, publicidad y creación de perfiles en línea) fundamentales para producir, distribuir y vender cualquier otro bien (Figura 2). Además, recurre sistemáticamente a la imitación y la fijación de precios depredadores para colonizar los segmentos de productos con mayores perspectivas de crecimiento.

Figura 2: Ingresos de Amazon por tarifas pagadas por terceros (naranja) y servicios de red (azul)

Fuente: Monopoly Tollbooth de Amazon

Amazon compite con otras grandes plataformas en su intento de monopolizar tecnologías como el “big data”, la computación en la nube, la inteligencia artificial y el aprendizaje automático. Estos son fundamentales para mantener un control firme de la red (digital y física) y, sobre todo, de la información que contiene. Las herramientas utilizadas para asegurar el dominio son las habilidades atraídas de las principales universidades, I+D, patentes (Figura 3) y adquisición de nuevas empresas innovadoras.

Figura 3: Patentes de Amazon por dominio tecnológico

Fuente: Forbes

Además, el poder de Amazon está ligado al control y explotación de una enorme y heterogénea masa de trabajadores. Esto incluye a aquellos que operan el componente físico de la red: la fuerza laboral de logística sujeta a una alta explotación a través de la subcontratación y el uso de las tecnologías de inteligencia artificial más avanzadas de monitoreo y mejora de la eficiencia. Pero también incluye a los trabajadores digitales: la miríada de individuos repartidos por todo el mundo, a los que se les paga muy poco para realizar las tareas necesarias para garantizar el funcionamiento de la red y los algoritmos sobre los que se basa.

Finalmente, el poder de Amazon refleja la capacidad de la plataforma para influir en los gobiernos y las autoridades públicas al resistir la regulación hostil en las áreas de impuestos, competencia, privacidad y derechos sindicales. Esto está estrechamente relacionado con el control de un bien políticamente vital, la información, así como con la seducción de una base de consumidores cómplices, ahora casi coincidentes con toda la población occidental, que difícilmente votaría por un partido con una agenda hostil a los servicios de Amazon. Junto con su relevancia laboral en el mundo físico, que la hace diferente de otras grandes plataformas, esto le da a Amazon un poder de represalia mucho mayor contra los gobiernos que el que disfrutaban las multinacionales antes de Internet.

Estrategia progresiva. El poder que Amazon tiene hoy es el resultado de un acto de acumulación original ejercido en un espacio no contaminado: la “comercialización de Internet”, habilitada por elecciones políticas de los gobiernos de los Estados Unidos a principios de la década de 1990, de donde se originan las plataformas actuales. Sin embargo, su poder puede ser desafiado, siempre que uno esté dispuesto a ir más allá de las políticas antimonopolio convencionales y la protección de la privacidad. Estos no cuestionan la privatización de la información digital, que incluso podría verse exacerbada por reglas más estrictas de protección de la privacidad, y mucho menos su uso con fines de lucro.

Una estrategia progresista, que apunte a la democracia económica y política, debe apuntar hacia la desmercantilización de los datos personales a través de la socialización de las infraestructuras de datos y plataformas. El desafío será administrar democráticamente los datos para la sociedad en su conjunto sin renunciar a las oportunidades que las plataformas pueden brindar para la prosperidad compartida.

En esta perspectiva, la capacidad de Amazon para coordinar a los actores en su red y planificar de manera eficiente la producción y distribución de bienes y servicios, gracias al aprovechamiento de un creciente conjunto de datos, nos permite vislumbrar los beneficios sociales compartidos que podría derivar de una reorientación radical de su infraestructura hacia el bien público.

* Dario Guarascio es profesor asistente de Política Económica en la Universidad Sapienza de Roma. También está afiliado a la Escuela de Estudios Avanzados de Sant’Anna, en Pisa. Su investigación cubre la economía de la innovación, la digitalización y los mercados laborales, la economía europea y la política industrial. Andrea Coveri es investigador posdoctoral en Economía aplicada en la Universidad de Urbino, donde ha enseñado economía política global y microeconomía. Sus intereses de investigación incluyen las cadenas globales de valor, la dinámica de la innovación y la teoría del valor, el precio y la distribución. Claudio Cozza es profesor asociado de política económica en la Universidad de Nápoles “Parthenope”. Sus intereses de investigación incluyen la economía de la ciencia, la tecnología y la innovación, el desarrollo regional y la internacionalización. Esta nota fue publicada originalmente en Social Europe

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

La Reserva Federal de EEUU sube otra vez la tasa de interés: cómo afecta a la Argentina

Por tercera vez en el año, la FED elevó 75 puntos básicos la tasa para combatir la inflación récord que sufre la economía norteamericana.

El Estado alemán nacionaliza a un gigante energético que perdió 8.500 millones de euros

La empresa Uniper no puede afrontar los costos del aumento del gas tras la invasión rusa a Ucrania.

Sombrío pronóstico del Banco Mundial: recesión global con inflación

Los indicadores que presagian un mal 23 son la caída de los índices de confianza de los consumidores y la desaceleración abrupta que registran Estados Unidos, China y la Eurozona, las tres principales economías del planeta.

El gas que no le vendió a Europa, Rusia lo exportará a China

El Kremlin anunció un futuro gasoducto, llamado Siberia 2, para enviar el hidrocarburo al gigante asiático.