¿Al final los vikingos no usaban cascos con cuernos?

Fecha:

La popular asociación de estos objetos con la cultura nórdica se debe a la ópera alemana “El anillo del nibelungo” compuesta por Richard Wagner en 1857.

Los cascos con cuernos, tan vinculados en el imaginario popular con el pueblo vikingo, podrían en realidad ser elementos distintivos de otra civilización, según se desprende de un reciente estudio publicado en Praehistorische Zeitschrift. 

En 1942, un trabajador descubrió en una ciénaga de Vekso, Dinamarca, dos cascos de bronce con cuernos que fueron fechados entre los 1750 y 500 a.C, si bien la fecha exacta nunca se determinó. 

En 2019, un empleado del Museo Nacional de Dinamarca, donde se conservan estos preciados objetos, encontró alquitrán de abedul en uno de ellos cuando se disponía a fotografiarlos, lo que abrió la puerta a usar el método de radiocarbono para datar su antigüedad. 

De esa forma, la arqueóloga Helle Vandkilde y su equipo concluyeron que los cascos habían sido depositados en la ciénaga cerca del año 900 a.C., hace casi 3.000 años, es decir muchos siglos antes de que los vikingos o los nórdicos dominaran la región.

“Durante muchos años, en la cultura popular, la gente asoció los cascos de Vekso con los vikingos. Pero, en realidad, es una tontería”, indicó  Vandkilde, quien asegura que estos objetos “nunca se utilizaron para la batalla”.

Según la arqueóloga, los cabecillas probablemente los llevaban como símbolos de autoridad. 

Pero, ¿quién ‘pintó’ así a los vikingos? En gran parte, la popular asociación de estos cascos con los vikingos se debe a la ópera alemana “El anillo del nibelungo” compuesta por Richard Wagner en 1857 y que se estrenó en 1876. Carl Emil Doepler, el diseñador de vestuario, creó cascos con cuernos para caracterizarlos. 

Asimismo, en el siglo XIX artistas escandinavos como el sueco Gustav Malmström hicieron varias representaciones de vikingos ataviados con este tipo de cascos. 

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

Otorgaron el premio “Ladislao Biro” a Miklós Székásky

El acto fue realizado en la Biblioteca de la Fundación Biro, con la participación de la embajadora de Hungría, Edit Buczi-Szabó, y reconocidos miembros del ámbito cultural y académico.

Agustina Bessa-Luís, la más grande romancista portuguesa del siglo XX, al alcance de todos con un curso gratuito

La escritora comenzó este año a ser traducida, publicada y conocida en la Argentina. Se encuentran en venta Valle Abraham (Trad. Guillermo Saavedra; ed. Edhasa), La Sibila (trad. Isaac Alonso Extravís; ed. Athenaica) y Joya de Familia (trad. Alicia Mendonza Galindo; ed. Athnaica).

El centenario de Guillermo A. Terrera

Dedicó su vida a sembrar conocimiento desinteresadamente, legado que valora y dignifica su descendencia, en una sociedad que necesita exaltar estos valores.

La colección Lozier Almazán en la Academia Nacional de Bellas Artes

Los ex-libris tienen por finalidad testimoniar de manera artística, mediante elementos figurativos, alegóricos o simplemente decorativos la identidad del propietario del libro.