Murió Sidney Poitier, el primer actor negro que ganó un Oscar a mejor interpretación

Fecha:

Tenía 94 años y residía en Bahamas, de donde provenía su familia. “Al calor de la noche” o “¿Sabes quién viene a cenar” son dos de sus películas icónicas.

El actor Sidney Poitier, el primer afrodescendiente en ganar el Oscar a la actuación, murió este viernes a los 94 años, anunció el ministro de Relaciones Exteriores de Bahamas, donde residía.

Poitier siempre fue consciente de ser el abanderado de una mayor integración racial, pero a menudo sentía que se había convertido en una especie de símbolo y esto le negaba la oportunidad de asumir roles más variados.

Nacido el 20 de febrero de 1927 en Miami, Florida, sus padres eran agricultores de las Bahamas que habían viajado a Estados Unidos para vender tomates, y su nacimiento prematuro derivó en que obtuvo la ciudadanía estadounidense y también bahameña.

Los familiares creían que la familia de su padre tenía orígenes haitianos y que sus antepasados eran esclavos fugitivos, y se crió en la isla Cat en Bahamas antes de que la familia se mudara a la capital, Nassau.

A los 15 años se fue a vivir con su hermano a Miami y luego se mudó a Nueva York, donde trabajó como lavaplatos.

Fue en Estados Unidos donde experimentó el racismo por primera vez.
“Vivía en un país donde no podía conseguir trabajo, excepto los que estaban destinados por mi color o mi casta”.

Después de un período en el Ejército se unió al American Negro Theatre, que se había establecido como un proyecto comunitario en Harlem, en la década del cuarenta del siglo pasado.

Desafortunadamente, Poitier era sordo y no podía cantar, algo que el público sintió que era un requisito previo para los actores negros en ese momento.

En su lugar, decidió que su futuro estaba como actor de teatro serio y le ofrecieron un protagónico en la comedia “Lisístrata”, de Aristófanes, en 1946. Era un signo de esos tiempos que la producción solo incluyera actores negros.

En 1949 tomó la difícil decisión de alejarse del teatro y dedicarse al cine, pero fue acertado. Su actuación en la película de 1950 “No way out” (“El odio es ciego” en Latinoamérica), en la que interpretó a un médico recién recibido enfrentado a un paciente racista, llamó la atención de los estudios.

Pero su salto se produjo en “The blackboard jungle” (“Semilla de maldad”) en 1955, en el papel de un alumno perturbador en una escuela del centro de la ciudad.

La película fue inmensamente popular, sobre todo porque fue una de las primeras en tener una banda sonora con rock and roll, incluido el clásico “Rock around the clock” de Bill Haley.

Por “The defiant ones” (“Fuga en cadenas” en Latinoamérica), en 1958, Poitier fue nominado a mejor actor en los Premios de la Academia y ganó un Bafta por la misma película.

Cinco años más tarde, en 1963, recibió finalmente un Oscar por “Lilies of the field (“Una voz en las sombras” en Latinoamérica) y se convirtió en la primera persona de raza negra en ganar ese reconocimiento al Mejor Actor.

Con el creciente movimiento de derechos civiles en Estados Unidos, era inevitable que Poitier se viera alabado como un ejemplo de logros de la comunidad negra. Y fue un rol que aceptó con gusto.

“Era un actor bastante bueno y creía en la hermandad. Odiaba el racismo y la segregación. Y era un símbolo en contra de esas cosas”, se dijo de él.  Sin embargo, le preocupaba que su Oscar pudiera haber sido indicativo de la necesidad de Hollywood de un actor negro simbólico, en lugar de algo que logró por mérito.

Luego, el año 1967 lo vio en su apogeo comercial con tres películas, lo que lo convirtió en la estrella más rentable de Hollywood ese año.

Interpretó a un joven profesor en una dura escuela de Londres en “To Sir, With Love” (“Al maestro, con cariño” en América Latina, basada en la novela autobiográfica de E. R. Braithwaite.

La experiencia de su personaje de ser un inmigrante en Londres reflejó la de muchos antillanos que llegaron a Gran Bretaña durante las décadas de 1950 y 1960.

“Actuar no es un juego de ‘fingir'”, dijo una vez. “Es un ejercicio de ser real”.
Poitier fue nominado a los premios Bafta y los Globlos de Oro por la película de Norman Jewison “In the heat of the hight” (“Al calor de la noche”).

Interpretó a un detective de Filadelfia que se encuentra varado en un pueblo racista de Mississippi la noche en que un hombre de negocios es asesinado.

El desarrollo de su relación con el discriminador comisario local, interpretado por Rod Steiger, le dio a Poitier su papel más importante y la cinta ganó cinco premios Oscar, incluido el de Mejor Película.

Línea famosa. La respuesta de Poitier a la pregunta de Steiger “¿Cómo te llaman, muchacho?”, produjo una de las líneas más famosas del cine: “Me llaman señor Tibbs”.

“Guess who’s coming to dinner (“¿Sabes quién viene a cenar?” en Latinoamérica) presentaría a Poitier como el novio de una chica blanca de clase media que lo lleva a conocer a sus padres.

Interpretados por Spencer Tracey y Katherine Hepburn, sus progenitores estaban divididos entre sus valores liberales y su reacción ante un futuro yerno negro.

En el momento en que comenzó la filmación, el matrimonio interracial todavía era ilegal en 17 estados de EEUU, leyes que recién fueron revocadas por la Corte Suprema meses antes del estreno de la película.

Pero Poitier enfrentó críticas de algunos activistas negros por los derechos civiles que se quejaban de que sus personajes eran demasiado buenos para ser verdad.

Esto ayudó a persuadirlo de que se alejara de los roles de actuación, se involucró en la campaña por la independencia de las Bahamas, lograda en 1973, y comenzó una nueva carrera como director.

A finales de la década de 1970, Poitier había formado su propia productora con otras estrellas como Paul Newman y Barbra Streisand.

Los éxitos detrás de la cámara incluyeron “Stir crazy” (“Locos de remate”), con Richard Pryor y Gene Wilder, y los thrillers “Shoot to kill” (“Dispara a matar”) y “Little Nikita” (“Espías sin rostro”.

Poitier se convirtió en el primer actor negro en recibir un premio a la trayectoria del American Film Institute en 1992.

Poitier se casó con Juanita Hardy en 1950, pero la unión terminó en 1965. En 1976 se casó con la actriz canadiense Joanna Shimkus; tuvo seis hijas de sus dos matrimonios. Su hija Sydney Tamiia Poitier también es actriz.

En 2016 recibió una beca del Bafta, un reconocimiento a su destacada contribución al cine, pero la mala salud le impidió viajar a Londres para recibir el premio, por lo que apareció a través de una pantalla.

La notable capacidad de Poitier para interpretar papeles protagónicos inteligentes ayudó a romper los tabúes raciales en el cine estadounidense y en la sociedad en general, aunque él le restó mérito a su importancia como modelo a seguir.

“Si se me recuerda por haber hecho algunas cosas buenas”, dijo una vez, “y si mi presencia aquí ha despertado algunas buenas energías, eso es suficiente”.

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

“Argentina, 1985”, en menos salas por culpa de Amazon

La película dirigida por Santiago Mitre se estrena este jueves. Tuvo un exitoso paso por el Festival de Cine de San Sebastián y representará a Argentina en los Premios Goya 2023

Resifest: este sábado llegan los recitales de Miranda, El Polaco y Turf al autódromo

Desde las 18 hs. en el Autódromo “Santiago Yaco Guarnieri” de Resistencia se podrá disfrutar de más de 10 horas de música en vivo y reconocidos DJ.

A los 97 años, murió el inigualable Carlitos Balá

"Aquí llegó Balá", "¿qué gusto tiene la sal?", el "gestito de idea", son apenas algunas de las frases de sus shows que quedaron selladas en la historia y fueron una marca registrada de su identidad.

A los 97 años, murió la actriz Diana Maggi

De amplia trayectoria en televisión, cine y teatro, recibió los premios Podestá a la Trayectoria Honorable, en 1997; el Martín Fierro, en 1974; y el Konex, en 1981.