Vladimir Putin alimenta el sueño de la Gran Rusia

Fecha:

El líder ruso, que califica la desaparición de la Unión Soviética como “una tragedia”, está empeñado en recuperar el papel de la antigua superpotencia

Con escasa ceremonia y casi a trompicones, un pequeño grupo de oficiales del servicio técnico del Kremlin arriaron la bandera soviética por última vez del edificio, símbolo del corazón administrativo de Moscú. Aquel lluvioso 25 de diciembre de hace 30 años, la enseña roja con la hoz y el martillo fue sustituida por la tricolor rusa. Cuarenta minutos antes, Mijaíl Gorbachov, gran reformador de la Rusia comunista, había anunciado su renuncia ante la ciudadanía de la Unión Soviética, un país que, después del intento de golpe de Estado de agosto, la pérdida de los bálticos y las sucesivas declaraciones de independencia de sus repúblicas, en la práctica ya había muerto.

Fiesta en Occidente, que celebraba la Navidad, pero no en Rusia, el día estuvo revestido de guiños para la historia. Como cuando llegó el momento de firmar el decreto de su propio cese como presidente de la URSS y la pluma de Gorbachov se secó. Entonces, uno de los presidentes de la cadena CNN, Tom Johnson, que estaba en aquel acto en Moscú con un equipo de televisión, tendió al presidente soviético su bolígrafo Montblanc, regalo de su esposa por su 25 aniversario de boda. “¿Es estadounidense?”, preguntó el ruso dudando un segundo. “No, señor. O francés o alemán”, contestó el periodista. Y entonces, Gorbachov firmó. Con su discurso —el primero en transmitirse en directo no solo en un canal estatal, sino también a escala internacional a través de CNN— y con esa rúbrica llegó a su fin un imperio, un país que había desempeñado un papel clave en la historia del siglo XX.

Han pasado tres décadas del desplome de la URSS. Pero el hundimiento, que según el politólogo Andréi Kortunov se ha estado produciendo por etapas y en diferido hasta hoy, resuena aún en la cabeza de una parte importante de la élite rusa. Con el orgullo nacional herido —no tanto por el fin del comunismo sino por la pérdida de la grandeza de la unión— este colectivo se siente aún humillado por Occidente por lo ocurrido en los años 1990. “En 1991, nos dividimos en 12. Pero da la impresión de que eso no es suficiente [para Occidente]”, incidió el presidente ruso, Vladímir Putin, este jueves en su tradicional rueda de prensa anual. “Rusia es demasiado grande en su opinión porque los propios países europeos se han convertido en Estados pequeños, no en grandes imperios. Incluso tras el desplome de la URSS, donde solo nos quedan 146 millones de habitantes, esto parece demasiado; solo esto puede explicar una presión tan constante”, afirmó el veterano jefe del Kremlin.

Leer más…

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

Por qué EEUU echó al presidente del BID nombrado por Donald Trump

El “trumpista” Mauricio Claver-Carone fue el primer presidente estadounidense de la entidad, que desde su creación en 1959 fuera conducida por latinoamericanos.

Fabián De Sousa: “El atentado contra Cristina tiene un autor intelectual, uno material y quienes lo financiaron”

El empresario del Grupo Indalo remarcó que la exmandataria "ha vivido un proceso de persecución absoluto" debido a la cantidad de causas judiciales que debió afrontar.

Mendoza: Suarez deja un mega anuncio de agua potable en suspenso y se va a Brasil

El gobernador anticipó lineamientos generales de una obra que, dijo, garantizará agua potable al Gran Mendoza "por los próximos 40 o 50 años". Lo hizo anoche en la presentación de las oficinas de Sancor en Mendoza, en el edificio Avatar de Palmares Valley.