Alemania no autorizará el gasoducto Nord Stream 2 si hay una escalada

Fecha:

Compartir

Alemania advirtió que no autorizará el gasoducto Nord Stream si se complica la situación en Ucrania

Alemania advirtió que no autorizará el funcionamiento del gasoducto ruso-alemán Nord Stream 2 en caso de que se produzca una “escalada” en Ucrania, tras los movimiento de tropas rusas en la frontera con ese país en las últimas semana.

La ministra de Relaciones Exteriores de Alemania, Annalena Baerbock, reveló en una entrevista con la cadena de TV germana ZDF que “se acordó entre Estados Unidos y el anterior gobierno (alemán) de Angela Merkel que en caso de una nueva escalada, ese gasoducto no podrá ponerse en marcha”.

El gasoducto, impulsado por Merkel y el presidente de Rusia, Vladimir Putin, pese al desacuerdo de varios países de Europa occidentalñ y Estados Unidos, tiene el propósito de transportar gas natural ruso a Alemania a través del mar Báltico. En comparación con otras rutas de suministro del gas natural ruso a Europa, el Nord Stream 2 es 2.000 kilómetros más corto.

Varios países occidentales acusan a Rusia de haber concentrado tropas cerca de la frontera con Ucrania con la intención de invadir este país, con el que mantiene una prolongada controversia tras haber anexado de manera unilateral la península de Crimea.

Moscú acusa a Kiev de querer recuperar por la fuerza los territorios controlados por los prorrusos, algo que el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, ha negado rotundamente.

Putin insistió en que el cumplimiento de los Acuerdos de Minsk de 2015 es “la base indiscutible para una solución pacífica” del conflicto.

¿Por qué las oposiciones? Ucrania ha sido un firme opositor al proyecto. Ahora, el gas ruso llega a Europa a través del territorio ucraniano y la puesta en servicio del Nord Stream 2 amenaza a Kiev con la pérdida de los pagos por tránsito.

Serguéi Makogón, CEO de la compañía Operator GTS Ukrainy (Operador del sistema de transporte de gas ucraniano), estimó en mayo de este año que a su país —cuyo presupuesto para el 2021 es de 37.530 millones de dólares— la puesta en funcionamiento del Nord Stream 2 le costará  aproximadamente 6.000 millones de dólares anualmente.

Esta suma se compone de la pérdida de pagos por el tránsito a través de su territorio (1.500 millones al año) y el aumento del precio del gas, que, en este caso, será importado desde la Unión Europea.

A pesar de la puesta en funcionamiento del Nord Stream 2, Gazprom y Naftogaz (Ucrania) tienen un contrato para el tránsito de gas a través del territorio ucraniano hasta 2024. 

En el marco de este acuerdo, Gazprom prometió suministrar a través de Ucrania al menos 225.000 millones de metros cúbicos de gas durante el lustro 2020-2024, 65.000 millones de ellos durante  2020 y 40.000 millones anualmente durante otros cuatro años.

Además, Putin y Merkel habían asegurado que Moscú seguirá transportando gas a través del territorio ucraniano incluso tras la expiración del acuerdo.

A finales de agosto, el presidente de Ucrania, Vladímir Zelenski, declaró que su país necesitaba “un chaleco blindado” para garantizar su seguridad energética tras el comienzo del funcionamiento del gasoducto, agregando que se trata no solo de “indemnizaciones económicas” sino de las garantías del volumen de tránsito de gas.

Mientras tanto, varios expertos destacan que el sistema ucraniano ya es obsoleto y requiere inversiones para su reparación, lo que puede disuadir a los clientes europeos.

¿Qué dice EEUU? Desde el principio, Washington también se opuso rotundamente al proyecto, a la vez que promueve la venta de su propio gas licuado a Europa, pero el suministro del gas estadounidense resulta ser más caro para los consumidores europeos.

Además, el gas de ese origen causa más daño a la ecología y según varias estimaciones, su producción y transporte deja una huella de carbono entre dos y cuatro veces mayor que la del gas transportado por tuberías.

Al mismo tiempo, en la producción del gas de lutita se usa la tecnología de fracturación hidráulica, que es eficaz pero perjudicial para el medio ambiente.

En un intento de detener la construcción, la Casa Blanca amenazó con sanciones a las empresas y países involucrados en su construcción, y las restricciones de EEUU provocaron que la empresa suiza Allseas, que se ocupó de la instalación de tuberías, saliera del proyecto.

La Administración estadounidense impuso sanciones contra el operador de las obras del gasoducto, Nord Stream 2 AG, y su CEO, pero con la llegada de Joe Biden al poder, en enero pasado, las levantó de inmediato, y el presidente explicó que sería “contraproducente” sancionar a países aliados por un proyecto que ya se acerca a su finalización.

Sin embargo, el departamento del Tesoro sancionó a 13 barcos rusos y tres empresas, incluido un servicio de rescate marítimo, por su participación en la construcción del gasoducto.

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

El “negocio” del envío de armas a Ucrania: Europa del Este no fabricaba tantas desde la Guerra Fría

Por ejemplo, las exportaciones checas este año serían las más altas desde 1989, reveló el viceministro de Defensa, Tomas Kopecny.

Celso Amorim: “No podemos elegir ni un lado ni el otro” en la disputa entre China y EEUU *

El excanciller brasileño en los gobiernos de Lula analiza el contexto regional y global en un momento decisivo para el futuro político brasileño.

“El resultado del conflicto en Ucrania determinará la seguridad global del siglo XXI”, afirma el Pentágono

Según el secretario de Defensa de EEUU, Lloyd Austin, la operación militar de Moscú "socava el orden internacional basado en reglas que nos mantiene seguros a todos".

Sentimiento nacional y batallas por la memoria en Ucrania

La batalla que libran Rusia y Ucrania es también una batalla por la memoria histórica. Tras su independencia en 1991, luego de la caída de la Unión Soviética, Ucrania buscó apropiarse de símbolos y figuras de su pasado, a veces polémicos, mientras Rusia intentaba reducir el nacionalismo ucraniano a un simple colaboracionismo.