Un claustro y un túnel jesuíticos en las entrañas de Monserrat

Fecha:

Compartir

Construidos por ante posibles invasiones, constituían una red desde la época del Virreinato del Río de la Plata.

Un claustro y un túnel jesuíticos del siglo XVIII, ubicados en la iglesia de San Ignacio en la histórica “Manzana de las Luces”, del barrio porteño de Monserrat, están abiertos al público de este sábado tras la ceremonia de inauguración y bendición de las obras de puesta en valor de esa infraestructura.

La inauguración coincidió con la celebración de los 360 años de la instalación de la Compañía de Jesús en la emblemática Manzana, conocida hoy como de Las Luces.

El sacerdote Francisco Baigorria, párroco de la iglesia de San Ignacio, ubicada en Bolívar y Alsina, presidió este viernes una misa de acción de gracias por la “puesta en valor, refuncionamiento y reapertura” del antiguo claustro del Colegio Grande de San Ignacio, luego Real Colegio de San Carlos, y la traza de túneles jesuíticos que atraviesan el templo más antiguo de la Ciudad.

Tras la celebración, los presentes participaron del acto inaugural y bendición de las obras, con la participación de autoridades porteñas y nacionales e invitados especiales del ámbito de la conservación del patrimonio arquitectónico, cultural y religioso.

Ana María Di Cónsoli, coordinadora y gestora del acto inaugural y de las visitas guiadas del Proyecto San Ignacio, junto con Soledad Saubidet, recordó a Télam que “esto fue inicialmente un encargo del actual Papa (Francisco), que cuando todavía era el cardenal Jorge Bergoglio le encargó al padre Baigorria la puesta en valor de todo este monumento histórico nacional al que algunos en ese momento llamaban las segundas ruinas de San Ignacio”.

Comenzaron por los túneles “que eran la pata del edificio y una de las partes más endebles; allí, el ingeniero Fontán Balestra se hizo cargo de la consolidación estructural de la obra porque la cúpula estaba en peligro y la iglesia presentaba rajaduras”, indicó la especialista.

Añadió Saubidet que “a partir de ahí se diseñó un plan maestro abordando el conjunto de manera integral, y lo que hoy estamos inaugurando es el claustro de lo que fue el colegio grande de San Ignacio, el primer colegio secundario de la Ciudad, que había sido fundado en 1617 en la plaza de Mayo por la compañía de Jesús y que se traslada a esta sede hasta la expulsión de los jesuitas en 1767”.

El claustro era parte de un conjunto de cuatro galerías con un patio central que, cuando se construye el actual edificio del Colegio Nacional Buenos Aires, “queda reducido a este sector en el que se pudo preservar un espacio por el que transitaron y se formaron Belgrano, Moreno, Castelli o Saavedra; acá también funcionó el regimiento de Patricios, se usó para cabildos abiertos, fue catedral provisoria y en el altar de la iglesia se fundó la Universidad de Buenos Aires”, destacó.

“Los túneles eran defensivos y tienen mucho que ver con el rol de los jesuitas como arquitectos, ingenieros y grandes maestros del arte de la construcción; ellos introducen el sistema de construcción en cúpula y bóvedas en el Río de la Plata; fueron los hacedores de la construcción de la colonia”, completó Di Cónsoli.

El párroco Baigorria dijo a Télam que las obras “representan un grandísimo aporte a la cultura y el patrimonio de la Ciudad de Buenos Aires, estamos abriendo espacios como este claustro que estaba cerrado desde 1913 y los túneles que se sabía que existían pero no se los podía transitar, con estas obras de recuperación ahora todos podemos recorrer una parte importante de nuestra historia”.

Además del claustro del viejo colegio, el párroco reveló que otro espacio que se recuperó y refuncionalizó “es el tramo más importante y significativo que queda de aquella traza original que unía maravillosamente los edificios más sólidos y seguros de Buenos Aires en tiempos coloniales”.

Se trata de los pasajes subterráneos, construidos por razones militares ante posibles invasiones “que existieron o pudieron haber existido en tiempos del Virreinato de una corona debilitada en Europa y un constante miedo y amenaza de ser invadidos y tomados por otra corona reinante”, explicó.

Las visitas guiadas se podrán hacer los martes y sábados desde las 15, previa reserva de lugar escribiendo al mail visitasguiadas@sanignaciodeloyola.org.ar.

El recorrido será de aproximadamente una hora a una hora y media, accediendo a la torre norte de la iglesia, luego pasando a la torre sur, y de ahí se bajará al claustro y finalmente a los túneles, y el costo de la entrada se destinará a la restauración y mantenimiento del templo.

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

El ron cubano y la “baguette” francesa, Patrimonio Cultural de la Humanidad

La inscripción en el listado supone un llamado a los gobiernos respectivos a cuidar y mantener viva esa herencia ancestral.

Turismo del vino: 320 bodegas en 14 provincias abren sus puertas a los visitantes

Algunos datos preliminares del Observatorio Económico del Turismo del Vino fueron difundidos en las II Jornadas Nacionales organizadas por el ministerio de Turismo y Deportes, el Gobierno de Salta y la Corporación Vitivinícola Argentina. 

Hay ocho argentinos entre los mejores restaurantes latinoamericanos

La parrilla Don Julio quedó segunda, solamente superada por el Central de Lima, Perú.

Vietnam propone aumentar la conectividad aérea directa y el comercio bilateral

El gobernador entrerríano, Gustavo Bordet, se reunió con el primer ministro Pham Minh Chinh, quien propuso profundizar el vínculo con las provincias de la Región Centro.