Novak Djokovic, ocho veces campeón en Melbourne: “Thiem fue mejor que yo”

Fecha:

El serbio le ganó al austríaco por 6-4, 4-6, 2-6, 6-3 y 6-4. Admitió haber sufrido una deshidratación a mediados del segundo set en la final.

Ocho finales en el Abierto de Australia y ocho títulos. La historia de Novak Djokovic en Melbourne ya debe compararse con la del suizo Roger Federer en Wimbledon o la de Rafa Nadal en París. Por primera vez en su carrera, levantó una final de Grand Slam tras ir dos sets a uno abajo. Tras un breve brindis con la organización para celebrar su título, el serbio atendió a la prensa mostrándose más que feliz.

Ya son 17 los grandes que ha conseguido. “A estas alturas de mi carrera, los Grand Slams son los títulos a los que más valor les doy. Son aquellos que priorizo. Antes de que comience la temporada, intento ajustar mi estado de forma para estos torneos, donde intento estar a mi nivel más alto tanto de tenis, mental como físico. Personalmente, tengo objetivos. Los Slams es el motivo por el que principalmente sigo compitiendo y jugando una temporada completa, intentando conseguir ser el mejor de la historia. Ese es otro objetivo. Estoy en una gran posición ahora mismo y esto ajusta todo de cara al resto del año. Ganar el primer gran título del año supone una inyección de confianza. Pase lo que pase ya, habrá sido una temporada exitosa”.

Qué puede hacer para mejorar. “Hay muchas cosas en una pista de tenis que tengo que seguir mejorando. Eso me emociona y me motiva día a día con mis compromisos y mis entrenos porque siempre hay algo en lo que trabajar y más títulos que ganar”.

Sobre el partido. “Ha sido turbulento. Comencé muy bien y sentí que la experiencia estaba de mi lado, comparado con el suyo. En el segundo set empecé mal, con un mal juego y varias dobles faltas. Entonces, empecé a sentirme muy mal en pista y mi energía bajó mucho. Para decir la verdad, sigo sin entender qué ocurrió porque he hecho lo mismo que hago siempre antes de los partidos. Me hidraté bien y todo. El doctor me dijo que no me había hidratado bien. Entonces, recuperé mi energía y mis fuerzas a mediados del cuarto set y volví al partido. Estuve cerca de perder. Dominic jugó un tenis fantástico, metiendo mucha potencia en sus golpes”.

Sobre su rival. “Él fue mejor que yo. Probablemente un punto o un golpe nos ha separado. Podría haber caído de su lado. Tuve que sacar-volear en el cuarto y quinto set cuando tenía breakpoint en contra. Funcionó bien pero podría no haberlo hecho ya que no es algo que suela hacer. Son tácticas importantes a tomar en esas circunstancias y estoy contento de que me fue bien”.

Cuando oye que tiene 17 Slams, qué piensa, que está genial o que le quedan cuatro más por ganar aún, al menos. “Ambas cosas (risas). Mi equipo y otra gente me preguntaba cómo me sentía y les decía que estaba exhausto. Ha sido un mes exitoso pero largo en Australia. Probablemente, no podré ser consciente de los logros que he tenido en mi carrera hasta que me retire. La intensidad de la temporada no te deja disfrutar el éxito que supone ganar un Grand Slam. En un par de semanas ya estaré en otro lado del mundo jugando otro torneo”.

Ese “medical time out” que tuvo que pedir y qué pensó. “No me sentía bien. Intenté mantenerme vivo mental y emocionalmente porque era decepcionante sentirme así. Pero es algo que tienes que aceptar, es algo que te fuerza a luchar y volver. No fue hasta el cuarto set cuando pude acelerar el saque y moverme mejor y él comenzó a cometer más errores. Vi la oportunidad y la tomé (…). Los líquidos que mi fisio preparó fueron pociones mágicas (risas)”.

Cuándo pensó que podría luchar por ser el mejor. “No te podría decir cuándo, porque no hay un momento exacto. Antes solo pensaba en ganar cuantos más posibles pero tras terminar varios años como número 1, es cuando empecé a pensarlo”.

Los dos warnings que le dio el juez de silla. “Pensé que el segundo no era necesario. El primero sí, sin problema, pero el segundo no era necesario. En mi opinión, podría haber reaccionado de otro forma en esa situación. Es un momento que puede cambiar las tornas del partido. Era un momento importante, con 4 iguales. Perdí aquel set. Lo que ocurrió cambió el partido. No sabía que tocarle el zapato estaba prohibido. No fui agresivo con él. Tuvimos un intercambio de palabras pero sin insultos. Agradezco que no me diera otro warning por tocarle el zapato”.

El éxito del Big Three. “No puedo hablar por ellos. Por mí, creo que cada uno tuvimos una trayectoria diferente en la vida. Cada uno creció en una circunstancia distinta, diferentes países, diferente educación. Yo crecí en Serbia, en un momento difícil de mi país donde teníamos que hacer cola para comprar pan, agua y cosas básicas en la vida. Ese tipo de cosas te hacen más fuerte en lo que sea que decidas hacer. De ahí mi fundación, porque vengo de no tener nada, en una vida difícil. Eso me hace recordar de dónde vengo y me inspira y me motiva”.

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

Otro reinado llegó a su fin: “Su Majestad” Roger Federer anunció el retiro

La leyenda helvética conquistó durante sus 24 años de carrera 20 títulos de Grand Slam, ocho de ellos en la hierba del tradicional Wimbledon, fue número uno del mundo durante 310 semanas y acaparó en total 103 trofeos en el circuito profesional.

Carlos Alcaraz se coronó en el US Open y se convirtió en el número 1 más joven de la historia

"Solo tengo 19 años. Tengo muchas emociones ahora mismo", expresó el tenista español.

Vilas cumple 70 años: el N°1 que no necesita certificado

El mejor tenista argentino de todos los tiempos, que popularizó ese deporte en el país, marcó en 1977 tres récords todavía hoy imbatidos.

Copa Davis: Coria confirmó a los cinco convocados del equipo argentino para Bologna

Serán Diego Schwartzman, Sebastián Báez, Horacio Zeballos, Máximo González y el ascendente Francisco Cerúndolo, que debutará.