¿Qué está pasando con el petro, la criptodivisa venezolana?

Fecha:

Se creó en 2018 con tecnología blockchain pero su control está centralizado y solo se puede comprar en determinados lugares con bolívares o ciertas criptomonedas, por lo que no hay trading online.

Ha pasado más de un año y medio desde que el Gobierno venezolano lanzara su criptodivisa, el petro, con el fin de esquivar las sanciones económicas. Sin embargo, esta sigue ausente de las principales casas de cambio internacionales como Binance o Coinbase, donde sí se pueden comprar y vender las cerca de 2.300 criptodivisas que existen en el mercado.

El petro se creó en febrero de 2018 con tecnología blockchain, pero es todo lo que la convierte en una criptodivisa porque su control está centralizado y solo se puede comprar en determinados lugares con bolívares o ciertas criptomonedas, por lo que no hay trading online de petros. Buscar petros en las principales firmas de compraventa de Forex, como iforex, es imposible, porque no hay una cotización a la que asociar un cambio.

Su valor inicial fue de 60 dólares, pero se ha ido actualizando en base a una fórmula que variaba con el precio del petróleo y, luego, con el del petróleo, el oro y el diamante, por ser las materias primas más representativas del país, pero la fórmula no es transparente y genera desconfianza para quienes invierten en criptomonedas. En realidad, el petro es una ‘stablecoin’ centralizada y controlada por el gobierno y no una criptodivisa.

El gobierno venezolano ha intentado que por ley algunas empresas internacionales que operan en el país tuvieran que pagar en petros, pero no ha tenido éxito. En marzo de 2019, el gobierno estadounidense vetó las transacciones con petros porque la criptomoneda era un intento de burlar las sanciones económicas que había impuesto a Venezuela, por lo que a ninguna empresa le compensa plegarse a las normas venezolanas y arriesgarse al castigo.

Así, nadie quiere el petro fuera de Venezuela por lo que no sirve para atraer capitales y en el país no tiene sentido porque ya existe una moneda de curso legal. La única ventaja puede ser cambiar bolívares a petros para esquivar la inflación de los bolívares.

Regalo de petros por Navidad. Dado que nadie quiere el petro, Maduro decidió regalar medio petro a ocho millones de venezolanos, principalmente jubilados y empleados públicos. La donación, con un valor de 30 dólares estadounidenses, se realizó entre el 17 y el 27 de diciembre. Sin embargo, tras realizarse nadie sabía cómo convertir el petro en bolívares y no tenían tampoco interés en mantenerlo o comprar más.

Según apuntan algunos medios de comunicación, fuentes rusas, uno de los países socios de Venezuela, indican que el país caribeño está utilizando muchas criptodivisas en su vida diaria como forma de esquivar las sanciones impuestas por Estados Unidos. Estas mismas fuentes indicarían que el petro podría suponer hasta un 5% de estas transacciones, pero nadie puede confirmar esta situación.

Lo que sí es por todos conocido es que el gobierno en el exilio estadounidense lo considera un fraude y que incluso el rival político de Maduro en Venezuela, Juan Guaidó, ha declarado en varias ocasiones que no considera al petro como una criptodivisa real sino que la considera una divisa fraudulenta.

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

La Reserva Federal de EEUU sube otra vez la tasa de interés: cómo afecta a la Argentina

Por tercera vez en el año, la FED elevó 75 puntos básicos la tasa para combatir la inflación récord que sufre la economía norteamericana.

El Estado alemán nacionaliza a un gigante energético que perdió 8.500 millones de euros

La empresa Uniper no puede afrontar los costos del aumento del gas tras la invasión rusa a Ucrania.

Sombrío pronóstico del Banco Mundial: recesión global con inflación

Los indicadores que presagian un mal 23 son la caída de los índices de confianza de los consumidores y la desaceleración abrupta que registran Estados Unidos, China y la Eurozona, las tres principales economías del planeta.

El gas que no le vendió a Europa, Rusia lo exportará a China

El Kremlin anunció un futuro gasoducto, llamado Siberia 2, para enviar el hidrocarburo al gigante asiático.