Falleció el director Hugo Urquijo

Fecha:

Fue uno de los más destacados de la escena porteña. Participó de Teatro Abierto y llevó a escena obras de Beckett, Pinter, Williams y O’Donnell, entre otros.

El director teatral y psiquiatra Hugo Urquijo, figura emblemática del teatro argentino y esposo de la actriz Graciela Dufau, falleció este domingo a los 75 años a causa de un paro cardíaco.

Sus restos serán velados este lunes en el teatro Cervantes, según informaron desde la cuenta oficial del Multitabarís.

Dufau sufrió una descompensación y tuvo que ser internada en el sanatorio Los Arcos, en Palermo.

El ministro de Cultura de la Nación, Tristán Bauer, expresó sus condolencias a través de Twitter: “Con profundo dolor nos enteramos del fallecimiento de Hugo Urquijo. Un hombre imprescindible de nuestra cultura y un ser humano extraordinario. Acompañamos en el dolor a toda su familia. Quedará como un ejemplo de artista entre todos nosotros”.

Urquijo era uno de los candidatos para asumir la dirección del Teatro Nacional Argentino–Teatro Cervantes (TNA-TC), que finalmente quedó a cargo de Rubén D’Audia y Sebastián Blutrach.

Graduado en la Universidad de Buenos Aires en 1966, obtuvo su título de médico psiquiatra en 1973, luego de ser residente bajo la jefatura de Mauricio Goldenberg.

Paralelamente a su actividad médica, desarrolló su formación teatral como actor: en Argentina con Augusto Fernándes y en Estados Unidos con Lee Strasberg.

Fue uno de los directores teatrales más destacados de la escena porteña y sus creaciones se han caracterizado siempre por una peculiar intuición para trasladar a escena el universo de dramaturgos tan disímiles como  Samuel Beckett, Harold Pinter, Bernard Shaw o Tennessee Williams.  Este último fue sin duda uno de los autores más importantes en la carrera del director, quien montó dos veces “El zoo de cristal” (en 1976 y 1992) y “Un tranvía llamado Deseo” (en 1985).

En el Teatro San Martín puso “Seis personajes en busca de autor” (1976), de Luigi Pirandello; “Casas de viudos” (1977), de Shaw;  “Esperando a Godot” (1979), de Beckett; “Viejos tiempos” (1980), de Pinter; “Noches blancas” (1981), de Fiodor Dostoievski; “De repente el último verano” (1999), de Williams; “Platonov” (2003), de Anton Chejov; y “Democracia” (2006) de Michael Frayn.

En 1981 participó de Teatro Abierto con la obra “Desconcierto”, de Diana Raznovich, y estrenó obras de autores argentinos como Pacho O’Donnell, Jorge Palant y Daniel Dalmaroni.

En 2006 dirigió la puesta en escena de la primera obra teatral del premio Nobel Gabriel García Márquez, Diatriba de amor contra un hombre sentado, estrenada en el TNA-TC y protagonizada por su esposa. Entre los creadores contemporáneos admiraba a David Mamet, de quien el año pasado dirigió La culpa en el Centro Cultural de la Cooperación. Urquijo fue reconocido por su labor en numerosas ocasiones, con premios como el María Guerrero, Leónidas Barletta, Estrella de Mar y ACE, en el rubro de Mejor Dirección.

La noticia sobre su muerte tuvo amplia repercusión en redes sociales, donde muchos artistas y personalidades de la cultura nacional manifestaron su dolor. El coreógrafo y director teatral Ricky Pashkus escribió: “Nos conocíamos desde hace tanto… tanto. Sus queridos amigos sabemos de su noble trayectoria y amorosa pasión. Su amada Graciela lo llevará siempre. Mi cálido recuerdo”. Alicia Castro, ex embajadora del Reino Unido, expresó: “Triste noticia: ha muerto sorpresivamente Hugo Urquijo. Casado con la actriz Graciela Dufau. Excelente director teatral, destacado psiquiatra. Persona brillante, comprometida y leal, también un amigo imprescindible; deja un gran vacío entre quienes disfrutamos de su amistad”. El periodista cultural Osvaldo Quiroga escribió: “Desde México el más fuerte y sincero abrazo para Graciela Dufau. La muerte de Hugo Urquijo me deja con una enorme tristeza. Hombre de teatro excepcional, a lo largo de la vida compartimos muchísimos encuentros”. Por su parte, la actriz Adriana Salonia, quien el año pasado trabajó bajo su dirección en “La culpa”, despidió a su maestro, “como siempre lo recordaré, trabajando juntos para cumplir un sueño más”.

A propósito del estreno de la obra de García Márquez en 2006, el director declaró en una entrevista con Página12: “Los textos suelen tocarnos en algún lugar. El arte abre puertas y ventanas al pasado y al presente de quien lo practica. A veces pienso que elegimos este oficio para intentar ampliar el conocimiento de nosotros mismos”.

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

La colección Lozier Almazán en la Academia Nacional de Bellas Artes

Los ex-libris tienen por finalidad testimoniar de manera artística, mediante elementos figurativos, alegóricos o simplemente decorativos la identidad del propietario del libro.

Eduardo Trigo O´Connor, un hombre de bien

Reconocido diplomático argentino, llegó a ser vicecanciller. Lúcido observador de la realidad del mundo, hombre de inmensa cultura y al alcance de todas las novedades en materia de comunicación, recordaba la importancia en el Palacio San Martín de ser expertos comunicadores.

La independencia de Chile, el Instituto Sanmartiniano y el circuito Sanmartiniano en Buenos Aires

El Circuito Sanmartiniano está compuesto por una serie de edificios institucionales que guardan algún punto de conexión con la vida del Libertador (a los que hay que sumar el conjunto de esculturas circundantes).

Historias. Centenario del héroe nacional de Angola, que anheló vivir en Buenos Aires

António Agostinho Neto fue un luchador acérrimo por la defensa de los derechos humanos de todas las Colonias Africanas.