Científicos descubren el origen de la metástasis y se abre la vía a un posible tratamiento

Fecha:

Compartir

Lo consiguió el Instituto Sloan Kettering de Nueva York, liderado por el oncólogo español Joan Massegué.

Científicos de un instituto de Estados Unidos descubrieron que las células que inician las metástasis “hackean” un mecanismo de reparación natural del cuerpo humano y lo utilizan para extender el cáncer a otros órganos.

Este avance científico del Instituto Sloan Kettering de Nueva York, liderado por el oncólogo español Joan Massegué, abre una vía para un posible tratamiento para combatir el cáncer. 

La investigación muestra que las metástasis no se inician por mutaciones genéticas que habilitan a las células del tumor primario para migrar a otros órganos, como se  creía hasta ahora.

El adelanto científico, publicado en la revista Nature Cancer, es un significativo avance si se tiene en cuenta que la metástasis, que es la propagación del cáncer a otros órganos del cuerpo, es responsable del 90 por ciento de las muertes por esa enfermedad.

El nuevo estudio concluye que las células iniciadoras de las metástasis emplean un truco para propagarse: cooptan las capacidades naturales de curación de heridas del cuerpo.

“Ahora entendemos la metástasis como la regeneración del tejido equivocado -el tumor- en el lugar equivocado, los órganos vitales distantes”, apuntó Massagué, que lleva 30 años investigando.

Anteriormente había indicios de que los cánceres podrían utilizar vías de curación de heridas para apoyar su crecimiento. En la década de 1980, el investigador Harold Dvorak denominó a los tumores “heridas que no sanan”. Pero los nuevos hallazgos presentan la primera imagen detallada de cómo funciona este proceso en el nivel de células y moléculas.

Aunque la metástasis es mortal, no es algo que las células cancerosas puedan hacer fácilmente. Para propagarse, las células cancerosas deben separarse con éxito de sus vecinas, atravesar las capas de tejido que las separan de la circulación, nadar o arrastrarse a una nueva ubicación en el cuerpo a través de la sangre o el líquido linfático, salir de estos vasos, luego echar raíces y comenzar a crecer en el nueva ubicación.

En cada paso de este proceso, la mayoría de las células cancerosas sueltas mueren. Menos del 1 % de todas las células cancerosas que se desprenden de un tumor finalmente formarán metástasis medibles.

“Una vez que las células cancerosas aprenden a sobrevivir al estrés de en un ambiente extraño, es muy difícil deshacerse de ellas”, dice Karuna Ganesh , médico-científica del Programa de Farmacología Molecular de SKI y una de las autoras del artículo. “Son una entidad completamente diferente del tumor en el que comenzaron”.

Ganesh y el resto del equipo querían entender qué permite a algunas células sobrevivir a este viaje estresante. Se centraron en una molécula llamada L1CAM, que estudios previos del laboratorio de Massagué habían demostrado que es necesaria para que numerosos tipos de células cancerosas hagan metástasis con éxito en los órganos.

Los tejidos sanos normales no suelen producir L1CAM, pero los cánceres avanzados sí lo hacen. Lo que desencadena exactamente la L1CAM ha sido hasta ahora un misterio.

Al observar los tejidos tumorales humanos con un microscopio, fue claro para los investigadores que dividir las células con L1CAM era más común en áreas donde se rompía una capa epitelial, es decir, herida. Esto llevó a los científicos a preguntarse si se requiere L1CAM para la reparación normal de heridas, como ocurre en el intestino después de la colitis. Usando un modelo de colitis en ratones, descubrieron que, de hecho, este era el caso.

En definitiva, el avance concreta que las metástasis no se derivan de mutaciones genéticas sino por una reprogramación de las células que les permite regenerar creando metástasis.

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

La NASA lanzó el megacohete que acercará de nuevo al hombre a la Luna

La nave espacial Orión volará más lejos de lo que jamás haya volado ninguna nave espacial construida para seres humanos.

La NASA intentar de nuevo lanzar la misión no tripulada a la Luna

Luego de dos intentos fallidos, uno por desperfectos técnicos y el otro por la amenaza del huracán Nicole, la partida del cohete, el más potente anunciado por la NASA, está prevista para este miércoles 16 a la 1:40 (00:40 GMT) con una ventana de lanzamiento de dos horas.

Una investigadora del Conicet es premiada como “científica del año”

La biotecnóloga Florencia Cayrol recibió el reconocimiento anual de la Women Economic Forum por sus estudios sobre cómo mejorar tratamientos oncológicos.

En “La Feliz”, el tortugo Jorge busca más alegría tras 38 años en cautiverio

Tras vivir en un estanque en Mendoza desde 1984, se intentará que pueda volver a tener una vida natural.