Francia advierte que Irán podría tener armas nucleares en uno o dos años

Fecha:

Compartir

El canciller francés, Jean-Yves Le Dirian, alertó sobre las consecuencias de la decisión de la república islámica de reducir el cumplimiento del acuerdo nuclear de Viena.

El canciller francés, Jean-Yves Le Dirian, advirtió hoy que Irán podría “obtener armas nucleares dentro de un año o dos” si desconoce el acuerdo nuclear firmado en 2015.

Irán anunció el domingo pasado que continuará reduciendo sus compromisos contraídos en el acuerdo nuclear de Viena de 2015. Además, condicionó su regreso a los términos acordados solamente si EEUU levanta las sanciones económicas que impuso en su contra tras la última escalada de violencia en Medio Oriente.

Teherán ya no cumplirá con los límites establecidos en el acuerdo sobre la cantidad de centrifugadoras de enriquecimiento de uranio que puede usar. Esto quiere decir que desde ahora enriquecerá uranio solamente en función de sus necesidades técnicas.

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

El “negocio” del envío de armas a Ucrania: Europa del Este no fabricaba tantas desde la Guerra Fría

Por ejemplo, las exportaciones checas este año serían las más altas desde 1989, reveló el viceministro de Defensa, Tomas Kopecny.

Celso Amorim: “No podemos elegir ni un lado ni el otro” en la disputa entre China y EEUU *

El excanciller brasileño en los gobiernos de Lula analiza el contexto regional y global en un momento decisivo para el futuro político brasileño.

“El resultado del conflicto en Ucrania determinará la seguridad global del siglo XXI”, afirma el Pentágono

Según el secretario de Defensa de EEUU, Lloyd Austin, la operación militar de Moscú "socava el orden internacional basado en reglas que nos mantiene seguros a todos".

Sentimiento nacional y batallas por la memoria en Ucrania

La batalla que libran Rusia y Ucrania es también una batalla por la memoria histórica. Tras su independencia en 1991, luego de la caída de la Unión Soviética, Ucrania buscó apropiarse de símbolos y figuras de su pasado, a veces polémicos, mientras Rusia intentaba reducir el nacionalismo ucraniano a un simple colaboracionismo.