Debut internacional de la política exterior macrista

Fecha:

Compartir

Jefes de Estado y CEOs de las principales empresas multinacionales pidieron audiencia con el flamante presidente argentino. Varios se quedaron afuera y deberán viajar a Buenos Aires para verlo, lo que anticipa un peregrinaje de interesados en volver a lo que ahora se conoce como la \”contracara\” de Brasil. El arreglo con los \”holdouts\” y los beneficios y los peligros de la \”fiebre\” por Argentina.

 Por Julio Villalonga (@villalongaj) *

Después de viajar a Brasil para visitar a Dilma Rousseff, su par en el principal socio económico de la Argentina, el primer paso importante de la agenda exterior de Mauricio Macri es su viaje al Foro Económico Mundial en Davos, Suiza, esta semana, en la que tiene una agenda apretada de entrevistas con jefes de Estados y CEO de las principales empresas multinacionales.

El mensaje, como otros en el flamante gobierno, es transparente: vamos a priorizar nuestros vínculos con los países desarrollados, no con el “eje del mal”, esa agenda que incluía a Venezuela, Irán, Rusia y China, a quienes, principalmente en la etapa final de su segundo mandato, Cristina Kirchner eligió como interlocutores de la Argentina para comerciar y establecer relaciones políticas privilegiadas.

Con claridad, ya en campaña, Macri anticipó que barrería con esas opciones de política exterior. Lo acompaña un viento de cola ideológico con un chavismo sitiado por el triunfo parlamentario de la oposición –a la que él apoyó y apoya sin eufemismos-, una Rousseff acorralada políticamente por sus opositores en un Brasil estragado por los escándalos de corrupción y tres gobiernos moderados en el resto del Mercosur + 1 como los de Uruguay, Chile y Paraguay. Hasta el propio mandatario boliviano Evo Morales se apuró en saludar al triunfante Macri aclarando que por encima de las diferencias ideológicas debían ponerse los intereses comerciales y de los respectivos pueblos.

En este contexto, Macri fue saludado además por los representantes del sistema financiero internacional y el regreso de un presidente argentino a Davos tras 12 años tendrá lugar con toda la fanfarria. En apenas tres días se verá con el vicepresidente de EEUU, Joe Biden; el premier británico David Cameron; el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu; y los chairman o CEO de empresas de la talla de General Motors, McKinsey, Bombardier, Shell, BASF, Banco Santander, Heineken, Nestle, Cisco, Citi, Embraer, Dell, JP Morgan, UBS, FEMSA, Black Rock, Renault-Nissan, BBVA, HSBC, Sony, Philips, ICBC, Novartis, Siemmens, Coca-Cola, Mitsubishi, Dow Chemical, Pemex, Yahoo, Wal-Mart, Tata, Acelor Mittal, Bank of America, Nomura, Hilton, PepsiCo, Unilever, Total, Lippo, Huawei, KPMG, Lenovo y Ericsson. Toda una recepción.

A 48 horas de regresar a Buenos Aires, el lunes 25, en Nueva York, el ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay anunciará la propuesta del Estado argentino a los “holdouts” para cerrar el capítulo del default técnico en el que cayó Argentina tras incumplir el fallo –incumplible- del juez Thomas Griesa. Macri espera que la respuesta sea una negociación “razonable”, según anticipó, y en el equipo económico consideran que en no más de 60 días el acuerdo estaría sellado con una oferta con quita y la emisión de bonos.

Es lo que necesita la Argentina para volver al mercado financiero internacional, lo que seguramente ocurra en el segundo cuatrimestre del año, según coinciden los analistas. Paralelamente, la llegada de Macri a la Casa Rosada despertó el apetito de fondos de inversión de todos los tamaños y orígenes, los que comenzarán a llegar a la Reina del Plata en breve con su interés puesto en los anunciados planes de infraestructura, el denominado Plan Belgrano y el de la provincia de Buenos Aires, los más importantes. Por ejemplo, si la Argentina pasa a producir más de 130 millones de toneladas de granos en un corto plazo, como se prevé después del anunciado fin de las retenciones, en especial al maíz, necesitará retomar el abandonado proyecto de construir un puerto de aguas profundas en territorio bonaerense ya que el de Bahía Blanca/Ingeniero White no dará abasto. Este sería un gran proyecto de infraestructura que debería incluir rutas, accesos y obras complementarias de almacenamiento. La iniciativa de Eduardo Eurnekian de unir Argentina y Chile con un tren trasandino volvería a tomar fuerza, abandonado como fue por la Administración Kirchner a poco de andar.

El viaje al World Economic Forum es apenas el primer gesto, pero Macri sabe que Argentina ha pasado a ser, como señaló un diario de negocios prestigioso, la “contracara” de Brasil y quiere aprovecharlo. La cuestión no será en el futuro si existe plata fresca para el país sino si está dirigida a proyectos productivos. Y en qué medida y en qué plazos, para no convertir lo que podría ser el inicio de un ciclo virtuoso en un nuevo acto fallido en la larga historia de decadencia de los argentinos.

* Director de gacetamercantil.com

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

Tras un año de Lula, Brasil vuelve al top ten de las mayores economías mundiales

El podio del ranking elaborado por el FMI está integrado por Estados Unidos, China y Alemania. Cuáles son los mejores 20 países.

Qué es el BRICS y qué significa la decisión libertaria del “retiro” argentino

La designada canciller del gobierno de Milei, Diana Mondino, adelantó que se anulará el proceso ya iniciado para que la Argentina se sume al bloque económico.

CEPAL: en un contexto regional malo, Argentina tendrá dos años de recesión

El conjunto de los países de América Latina y el Caribe crecerán este año 1,7%, en promedio, y para el 2024 se proyecta una leve desaceleración a 1,5%.

Qué es el BRICS y qué significa el ingreso de Argentina

Junto a Arabia Saudita, Egipto, Etiopía, Emiratos Árabes Unidos e Irán, el país se suma al bloque de Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica.