El fútbol crece en Nueva Zelanda a la sombra del rugby

Fecha:

Compartir

El técnico del Auckland, la sorpresa del Mundial de Clubes que cayó por mínima diferencia en la semifinal ante San Lorenzo, explica el crecimiento del deporte en el país oceánico.

¿Pelota ovalada o redonda? En Nueva Zelanda manda la primera, la que rebota al azar, descontrolada, sin rumbo fijo. Sin embargo, el país de los famosos All Blacks está experimentando un cambio en los últimos años hacia el esférico, más obediente y dócil.

“Hay mucha gente que juega al fútbol. De los menores de 16 años hay más gente que juega al fútbol que al rugby ahora mismo. El cambio es bestial”, cuenta en una conversación con la agencia dpa el entrenador del Auckland, el español Ramón Tribulietx.

“En el rugby dicen que hay muchas lesiones, sobre todo en la cabeza, y la gente, los padres, están retirando a los chicos del rugby y los meten en el fútbol, que es un deporte más seguro”, añade el técnico del mejor equipo de fútbol neozelandés durante una conversación en el hall de un hotel en Rabat en una pausa del Mundial de clubes de Marruecos.

El rugby es el deporte rey en Nueva Zelanda, seguido del cricket. El resto de las disciplinas quedan en un segundo plano mediático, aunque cuenten con más jugadores jóvenes, como en el caso del fútbol.

“Ahora mismo, los números en cuando a jugadores de fútbol son increíbles, pero tenemos menos repercusión a nivel mediática. Salimos menos en la televisión”, explica Tribulietx.

Y no le falta razón al español. El índice de la sección de deportes de la página web del diario “New Zealand Herald” da una muestra de las preferencias de la gente: el fútbol aparece detrás de videos, rugby, rugby league, cricket, baloncesto, netball, liga fantástica, deporte en vivo, deportes de motor y golf. Después, aparece el “football”.

Según datos de la FIFA, en Nueva Zelanda hay 102.257 futbolistas registrados y otros 96.500 fuera de esa lista, lo que suma un total de 198.757. Además, cuenta con 342 clubes y 19.800 árbitros.

Se calcula que en Alemania, la actual campeona del mundo, hay más de 16 millones de personas que juegan al fútbol, mientras que en Argentina, la segunda del ranking, existen casi 3.500 clubes, según las cuentas del ente rector del fútbol mundial.

Nueva Zelanda, número uno del ranking de rugby, ocupa el lugar 133 de la lista de la FIFA. Su selección de fútbol participó en dos Mundiales, 1982 y 2010, y en sendas ocasiones quedó eliminada en la primera ronda.

En rugby su dominio es mayor. Cuenta con dos Mundiales en sus vitrinas -los mismos que Sudáfrica y Australia- y es la selección con más podios (5). Pero por encima de todo ello está el aura que rodea a los All Blacks y su tradicional “haka”, un baile maorí para intimidar a los rivales.

Históricamente no hubo una selección de rugby tan fuerte físicamente como los All Blacks. Las hubo más técnicas y con un rugby más vistoso, pero nadie ganó con el aplastamiento de los neozelandeses.

Jonah Lomu es el mejor ejemplo: un hombre de 120 kilos y que corría los 100 metros en menos de 11 segundos. En cada partido dejaba a tanto rivales en el suelo como Diego Maradona en su famoso gol ante Inglaterra en México 86.

Capitaneada por Dan Carter, Nueva Zelanda se impuso en el Mundial 2011 y desde entonces se llevó todas las ediciones del Rugby Championship, el torneo anual en el que participan las cuatro grandes potencias del hemisferio sur: Nueva Zelanda, Sudáfrica, Australia y Argentina.

“En Nueva Zelanda el deporte rey es el rugby”, admite Tribulietx. “Es lo que se lleva el dinero y la cobertura mediática. Luego hay un grupo de deportes, entre los que está el fútbol. También está el cricket, pero sólo se sigue en la temporada de verano. Luego está el netball femenino.

El Auckland es el mejor equipo de Oceanía y ganó la Liga de Campeones continental desde 2011, lo que le permitió participar en varios Mundiales de clubes. Pero no fue hasta 2014 que dio la sorpresa. Y todo con un presupuesto en torno al millón de dólares y con jugadores semiprofesionales donde la mayoría de los futbolistas tiene otro trabajo.

Tribulietx llegó al banco del Auckland en 2008 con un objetivo: romper la tradición del pelotazo largo para jugar de pie a pie, con mimo, intentado imitar el modelo de una selección española que en aquel año ganó su segunda Eurocopa con el famoso “Tiki-taka”.

“La gente no se reía, pero dudaba mucho. Decían: ‘Así en Nueva Zelanda no se puede jugar, así no se puede ganar nada'”, señaló el técnico español. “Tarde o temprano nos va a dar más reputación internacional”.

Además, el fútbol cuenta con ese factor sorpresa que es imposible que se dé en el rugby. Es prácticamente imposible que un equipo amateur gane a un conjunto profesional. En el rugby, cualquier error en la marca es casi un try para el rival. Y hay que mantener el rigor táctico y físico durante 80 minutos.

“En el fútbol hay más posibilidades de que se den estos casos, que un equipo pequeño supere a un equipo más caro, con más infraestructuras, por el mero hecho del juego. Si se trabaja bien, aunque el equipo tenga menos nivel técnicamente, se puede competir. Nunca se sabe. Hay que saber explotar las habilidades”, señala a dpa Tribulietx.

El Auckland se hizo un hueco en los diarios neozelandeses durante el Mundial de clubes. Pero incluso la gente del fútbol está convencida de que es algo pasajero. Como dice el jefe de prensa del Auckland, Gordon Watson, la gente quiere ver a equipos ganadores.

“Si los All Blacks pierden 50 partidos seguidos, entonces la gente dejará de ir. En Nueva Zelanda, la gente está interesada si ganas”, señaló Watson a la páginawww.goal.com.

Pero que los All Blacks perdieran 50 partidos seguidos equivaldría a que el Brasil de Pelé no hubiera ganado un encuentro en varios años, o que el Dream Team de baloncesto de Estados Unidos hubiese caído por una gran diferencia en cada duelo que disputó en los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992. Un imposible.

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

Messi ganó The Best: ¿puede ser el mejor del año alguien que juega en la MLS?

El capitán de la Selección se impuso sobre Haaland -ganó todo con el Manchester City- y Mbappé, campeón con el PSG y mejor promedio goleador europeo.

Lionel Messi, único argentino en el equipo ideal 2023

El trabajo fue elaborado por la Federación Internacional de Historia y Estadística de Fútbol (IFFHS).

La alegría no es completa: Scaloni puso en duda seguir como DT de la Selección

“No es un adiós pero necesito pensar qué voy a hacer”, reflexionó después del histórico triunfo 1-0 sobre Brasil como visitante.

Otra histórica noche de “La Scaloneta”: dejó a Brasil sin invicto

La Selección Argentina se transformó en el primer equipo en 64 partidos en ganarle como visitante por Eliminatorias a la "Verdeamarela".