La única verdad es la realidad

Fecha:

Compartir

La exposición \”El realismo como vanguardia: Berni y la mutualidad de los 30\”, que puede visitarse en el espacio OSDE, permite observar las similitudes con la búsqueda de la \”Farm Security\” de EEUU y su grupo de fotógrafos en el crack.

La muestra “El realismo como vanguardia, Berni y la mutualidad en los 30” reúne a través de sus obras a un grupo de artistas plásticos y amigos que trabajaban en una renovadora escuela, con la motivación de que el arte volviera a conectarse con la sociedad.

Es el propio Antonio Berni quien a través de un escrito resume la ideología del grupo que dirigía, que buscaba terminar con el modernismo, al que consideraban decadente. Querían volver a establecer la relación entre el sujeto y la plástica. En su manifiesto fundacional, critican al modernismo por ser un “sistema anémico”, y que, aunque sus muestras son visitadas por un público numeroso, demuestra no tener convicción ni sentimientos verdaderos y está sostenido a fuerza de inyecciones económicas oficiales que no tienen la capacidad de mejorar su débil existencia.

Además el grupo culpa a la actitud de los artistas de encerrarse en sus problemáticas sin mirar a su alrededor, sin meditar y mucho menos representar temas que se refieran a lo social o a lo psicológico. Los acusa de vivir en una torre de un castillo, aislados del resto de la sociedad.

Es por eso que rescatan la idea del pintor francés Gustave Courbet, que acuñó el nombre de “realismo” para referirse a una clase de pintura antiacadémica y comprometida con la problemática de las clases bajas y los incipientes movimientos de izquierda.

En Argentina, ya en las primeras décadas del siglo XX, aparece el Grupo Boedo, integrado por Carlos Alonso, el propio Berni, Juan Carlos Castagnino, Demetrio Urruchúa y Enrique Policastro, que expresa la necesidad de plasmar una mirada sobre contenidos políticos y sociales y, mientras otros artistas como Pío Collivadino, que pintaba una Buenos Aires pujante y creciendo con sus rascacielos, ellos preferían reflejar la simpleza de los barrios obreros y sus vidas repletas de privaciones, buscando a través de la plástica una visibilidad y a la vez la aceptación de la pobreza, y generar una mirada comprensiva hacia esta situación.

Estados Unidos, en esta misma época, sufría una de sus peores crisis luego del “crack del 29”, que empeoró de manera drástica la calidad de vida de la población rural (también de los sectores obreros de la ciudades). Así fue que el departamento de Agricultura creó un organismo llamado “Farm Security Administration” (FSA) con un grupo de fotógrafos que recorrerían todo el país para registrar la pobreza y sensibilizar a los congresistas más conservadores para que votaran leyes que mejoraran la calidad de vida de estas personas.

Los proyectos de los artistas que se reunían en Argentina bajo el nombre de “La Mutualidad” como los de los fotógrafos de la FSA no tenían diferencias, ambos querían retratar la dura vida que padecen quienes son expulsados del sistema o viven en sus orillas (desocupados y obreros), los dos cuidando que el mensaje llegara con la mejor calidad estética posible.

El grupo creado en Rosario en 1934, donde todos eran adherentes o simpatizantes del Partido Comunista, luego se traslada a Buenos Aires. Entre una de sus premisas se propone mirar al mundo como a una imagen de un todo, y ellos irían tomando pequeñas partes. En algunos de los escritos figura otras de la ideas que los unía, la de ser una “singularidad colectiva” que suponía poder estar juntos más allá de sus propias diferencias.

Estaban en contra del lirismo de la pintura abstracta caminando sobre la cuerda, tratando de no precipitarse en el realismo del pequeño burgués o en el realismo socialista. ¿Ni yanquis ni marxistas?

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

Steps to Creating Woodworking Ready Plans

Planning is essential for woodworking projects. The construction process...

Transradio Internacional: un hito en las comunicaciones en el centenario de su inauguración

El viernes 25 de enero de 1924, con la presencial del entonces presidente Marcelo T. de Alvear, comenzaba a funcionar en Monte Grande.

Literatura 2024: las publicaciones que se vienen, tema por tema

Ficción, no ficción, política, psicología, deportes, biografías, recopilaciones, feminismo y más, detallado género por género.

Historias. De curanderos y otras yerbas

Pascual Aulisio y Evaristo Peñalva fueron dos personajes famosos por sus conocimientos para aliviar malestares con recetas "no oficiales" de la medicina occidental.