Reaparece 41 años después ex guerrillero acusado de traidor

Fecha:

Compartir

El uruguayo Héctor Amodio Pérez fue detenido en 1972 y acordó colaborar a cambio de salir del país. Fue considerado máximo traidor y condenado a muerte por sus compañeros tupamaros.

El exdirigente tupamaro uruguayo Héctor Amodio Pérez, acusado de traidor por el grupo armado, en el que militó junto al presidente José Mujica, reapareció 41 años después para desmentir que su colaboración con los militares haya provocado su derrota en 1972, en declaraciones publicadas por un diario local.

Amodio Pérez -uno de los cabecillas del Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros (MLN-T)- fue detenido en mayo de 1972 por las Fuerzas Armadas, con las que concluyó un acuerdo para salir del país a paradero desconocido a cambio de su colaboración. Desde ese momento fue considerado el máximo traidor por la guerrilla y condenado a muerte por sus antiguos compañeros.

El exguerrillero afirmó que comenzó a colaborar con los militares en “junio de 1972”, pero que sólo “ordenó” los papeles de los militares, en alusión a la información que las fuerzas armadas tenían gracias a miles de interrogatorios, según señaló en una entrevistas y tres cartas publicadas por El Observador.

En relación a las versiones que lo acusan de haber acompañado a patrullas vestido de militar para detener a sus compañeros, Amodio asegura que “nunca” lo hizo y que las mismas forman “parte de la estrategia” para responsabilizarlo de la caída de la guerrilla, que estuvo activa en el país en las décadas del 60 y 70.

Durante más de 40 años el paradero de Amodio Pérez fue desconocido y su reaparición se dio semanas atrás, cuando envió cartas desde España a varios medios locales, que dudaron de su autenticidad, hasta que el martes se comunicó telefónicamente con El Observador y le envió una foto suya actual.

“En abril (de 1972) creí que algo era salvable” del movimiento, pero “después pude comprobar que no. El MLN estaba liquidado”, dijo, dando a entender que cuando él fue capturado la guerrilla ya estaba derrotada.

En una de sus cartas, señala que la guerrilla cayó “en la aberración de la desvalorización de la vida de los militantes y por ello se descuidaron aspectos que fueron valores indiscutibles, como la planificación y la seguridad”, que a la larga llevaron a la derrota de la organización.

Amodio Pérez responsabiliza a las malas decisiones tomadas por el fallecido líder tupamaro Raúl Séndic y por Eleuterio Fernández Huidobro -actual ministro de Defensa uruguayo- como las causantes de la caída de la guerrilla.

Sin embargo, confiesa que más allá de los errores internos, la guerrilla estaba destinada al fracaso debido a la política que aplicaría poco después el secretario de Estado estadounidense, Henry Kissinger, en alusión al Plan Cóndor de coordinación represiva entre las dictaduras del Cono Sur.

Sobre su esposa Alicia Rey, quien también fue señalada como responsable de la caída del MLN-T, Amodio contó que “no fue detenida: se entregó para facilitar la fuga de quienes acompañaban en esos momentos, entre ellos el actual presidente uruguayo, el señor José Mujica Cordano, en esos momentos el compañero Ulpiano”, que escapaban por las alcantarillas de Montevideo.

Mujica estuvo en la clandestinidad desde 1969, cayó preso en 1970 y escapó de la cárcel en una fuga masiva por las cloacas en setiembre de 1971, junto a un centenar de tupamaros.

En 1972 fue detenido nuevamente cuando ya el aparato militar del MLN-T había sido derrotado por las fuerzas conjuntas, y permaneció preso como uno de los “rehenes” de la dictadura (1973-1985) sometido a tratos inhumanos.

En una de las cartas, el exguerrillero acusa a Mujica, Fernández Huidobro y Mauricio Rosencof, otro histórico dirigente del MLN-T, de haber revelado a sus captores la “colaboración” del senador Enrique Erro, cuya desafuero, al ser negado por el Senado, fue la excusa esgrimida para la disolución del parlamento y el golpe de estado de junio de 1973.

Para el escritor y extupamaro Rosencof la reaparición de Amodio Pérez “no agrega nada. Es un operativo de ponerse debajo de la ducha y dejar un hombre enjuagado” (limpio), comentó al portal Subrayado. Además destacó que la “colaboración” del exguerrillero “fue gratificada con la libertad en un momento en que habían torturas, violaciones, desapariciones, muertes” y “la gente no necesita más información que esa”.

Mientras que para la senadora oficialista y esposa de Mujica, Lucia Topolansky, que también formó parte de la guerrilla, Amodio Pérez “es un hombre muerto, así que se acabó”, según declaró a El Observador.

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

Milei en Davos: igualó a populistas, globalistas y progresistas con los nazis

El mandatario argentino puso en el mismo escalón también a "comunistas, fascistas, socialistas, socialdemócratas, nacional-socialistas, democristanos, keynesianos, neokeynesianos y nacionalistas".

A 100 días del ataque de Hamas: Israel puso fin a la “fase intensiva” de la guerra

Todas los fronteras israelíes con actividad bélica. Situación de los rehenes. Discusión en La Haya.

Argentina, en listado de “alerta de viaje” para ciudadanos israelíes

La medida del Consejo de Seguridad Nacional (CSN) israelí, que se informó en un comunicado oficial del organismo, alcanza a casi toda Europa Occidental y Sudamérica, así como Australia, Rusia, África y Asia Central.

Medio Oriente: la utopía como ilusión

Sin un interés genuino por el bienestar del otro independientemente de su origen, es decir, sin una convivencia pacífica entre hermanos, la conciliación es casi imposible y la situación seguirá cronificándose.