Apple en en el banquillo

Fecha:

Compartir

Una subcomisión del Senado de Estados Unidos acusa a la compañía de informática Apple de evadir miles de millones de dólares en impuestos durante los últimos años, valiéndose de artilugios fiscales y de la conformación de empresas fantasmas en el exterior. Muchas maniobras las hicieron al amparo de un sistema que ahora muchos pretenden ahora cambiar.

De la Redacción/AFP

Estados Unidos acusa a la empresa de informática Apple, la compañía con mayor valor de mercado del mundo, de evadir miles de millones de dólares en impuestos durante los últimos años, valiéndose de artilugios fiscales avalados por un sistema que muchos pretenden ahora cambiar.

La compañía enfrenta duras acusaciones de una subcomisión del Senado de Estados Unidos, que obligó a sus directivos a sentarse en el banquillo de los acusados para responder si se aprovecharon de las fallas de los sistemas fiscales en el mundo para evitar millonarios pagos de impuestos en ese país.

El tema generó un amplio debate, ya que para el presidente de la subcomisión investigadora permanente del Senado, el demócrata de Michigan Carl Levin, la multinacional “no sólo transfirió sus beneficios a un paraíso fiscal en el extranjero” sino que “buscó el Santo Grial de la evasión fiscal”, al crear entidades en el extranjero, pero sin declarar una residencia fiscal.

Según la acusación, Apple creó un conglomerado para gestionar sus actividades en el extranjero denominado Apple Operations International, que “no tiene empleados, ni un lugar físico” y pudo evitar declarar una treintena de miles de millones de dólares en un plazo de cinco años, usando los vacíos legales de los sistemas impositivos en Estados Unidos e Irlanda.

Sin embargo, la empresa negó haber recurrido a “artilugios fiscales” y aseguró que “no apila dinero en una isla del Caribe y no tiene una cuenta bancaria en las islas Caimán”.

Y aseguró que es el principal contribuyente fiscal de Estados Unidos, con el pago de 6.000 millones de dólares en impuestos en el 2012.

El consejero delegado de Apple, Tim Cook, negó ante el Senado que su empresa haya recurrido a “artimañas” fiscales para eludir el pago de impuestos, y dijo que en la empresa están “orgullosos de ser una compañía estadounidense y que contribuye a su economía”.

Cook, sucesor del fallecido Steve Jobs al frente de la compañía, señaló además que las filiales internacionales de Apple tienen “operaciones reales con productos reales” y pagan los impuestos correspondientes en los países en los que trabaja el grupo.

De acuerdo con un documento de 40 páginas elaborado por el Subcomité Permanente de Investigaciones del Senado, hay tres filiales de la compañía informática que no pagan al fisco ni en Irlanda ni en los Estados Unidos, aprovechando que si bien están instaladas en el país europeo, allí hay exenciones fiscales a las empresas con residencia tributaria en el extranjero.

Además, según el informe de la Cámara alta, la compañía fabricante del iPhone tampoco paga tributos por beneficios en Estados Unidos, desde donde se gestionan las empresas en Irlanda pero donde no tienen su sede social.

Esta sociedad, cuya dirección postal está en Cork, Irlanda, recibió 29.900 millones de dólares (unos 23.000 millones de euros) en dividendos desde 2009 a 2012, lo que supone el 30% de las ganancias netas de Apple en todo el mundo, según el informe del Senado norteamericano.

Las dos subsidiarias irlandesas, identificadas como Apple Operations International y Apple Sales International, suscribieron acuerdos con las autoridades tributarias de Dublín que, para efectos prácticos, permitieron que Apple las utilizara para proteger sus ganancias en el exterior, aseguró el documento de la Cámara alta.

“Apple ha explotado la diferencia entre las normas de residencia tributaria que existen entre Estados Unidos e Irlanda”, sostiene el documento que, en sus conclusiones, acusa a la empresa de evitar el pago de miles de millones de dólares en impuestos, y no solo en Estados Unidos.

Entre las estrategias de las que acusa a la compañía está el haber transferido las patentes de valor a filiales fuera de Estados Unidos o a establecer negocios en Irlanda, negociando una tasa impositiva de 2%.

La principal de estas filiales es la que reúne a las tiendas minoristas de Apple en Europa, que no pagó impuestos por beneficios en los últimos cinco años a pesar del récord de ventas que registró en sus teléfonos y tabletas.

El viceprimer ministro irlandés y titular de Asuntos Exteriores, Eamon Gilmore, salió a defender la “transparencia” del sistema fiscal de su país.

“Este es un asunto que surge en otras jurisdicciones. Es un asunto que se debe abordar primero en esas jurisdicciones y, después, habrá que atajarlo con acuerdos internacionales e Irlanda está totalmente a favor”, declaró el jefe de la diplomacia irlandesa a la cadena pública RTE.

El dirigente del Partido Laborista, socio minoritario del conservador Fine Gael en el Ejecutivo de Dublín, reiteró que el sistema fiscal irlandés es “muy sólido y transparente”, aunque reconoció que existe problemas a nivel internacional respecto a esta cuestión.

“Queremos acabar con la evasión fiscal y cerrar las rendijas para que todo el mundo pague sus correspondientes impuestos, incluidas todas la compañías. Se trata de un asunto que Irlanda defiende vigorosamente en la Unión Europea y en la OCDE”, afirmó Gilmore.

Por su parte, Cook aseguró que el tema es “complejo” y frecuentemente “malinterpretado”. “La forma cómo veo esto es que Apple paga 30,5% de sus ganancia en impuestos en Estados Unidos”, dijo. “Tenemos una baja tasa de imposición fuera de Estados Unidos, pero esta tasa es para productos que vendemos fuera del país “, argumentó.

Sin acusar a Apple de prácticas ilegales, la subcomisión del Senado le reprocha haber evitado el pago de impuestos mediante la utilización de una compleja red de filiales en el extranjero, algunas de las cuales no son más que “un simulacro y un puro instrumento de la sociedad”, según las palabras de Levin.

El holding que controla las filiales del grupo en el extranjero, Apple Operations International, no tiene ningún empleado pero sus beneficios totalizan 30.000 millones de dólares en los cinco últimos años.
Apple lanzó una emisión de obligaciones por 17.000 millones de dólares, para financiar la recompra de títulos para sus accionistas. Pero los analistas señalaron entonces que a la empresa le habría costado más pagar por los impuestos correspondientes si repatriaba capital para hacer esa operación, que hacer frente a las tasas de interés de una deuda.

Pero antes de la exposición de Cook ante el Senado, Apple ya había señalado a través de un comunicado que con su actividad creó más de 600.000 empleos, que en 2012 pagó impuestos por un valor superior a los 6.000 millones de dólares y que durante el año fiscal 2013 abonará otros 7.000 millones, con lo cual sostiene que cumple con la imposición del 30,5% que pesa sobre los beneficios que genera en Estados Unidos.

Opiniones. Richard Harvey, profesor de la Universidad de Villanova, estimó que Apple “actuó en los límites de la legislación internacional” y añadió que “casi se cayó de la silla” cuando escuchó que el grupo afirmaba “no utilizar artilugios”.

El senador republicano por Arizona John McCain consideró “escandalosas” estas prácticas. Legalmente, las multinacionales estadounidenses pueden conservar liquidez importante en cuentas en el extranjero. En el caso de Apple representan un estimado de 100.000 millones de dólares ya que el 61% de su facturación viene del extranjero.

“Apple dice ser el mayor contribuyente de Estados Unidos, pero por su tamaño y escala, también es uno de los que más eluden impuestos en América”, sostuvo McCain, y destacó que personalmente ha “abogado por la modernización del código tributario”.

El también republicano del “Tea Party” Rand Paul, que no firmó el informe, se declaró “ofendido” por el tono del debate. “Qué alguien me diga que hay de ilegal en lo que hace. El problema es el régimen fiscal”, sostuvo. Y dijo que “ninguna empresa debe tener el derecho para decidir qué impuestos va a pagar”.

Sin embargo, la empresa informática creada por Jobs no es la única señalada por el Senado: el conglomerado industrial General Electric también fue criticado por haber escapado al impuesto federal en 2012 y la misma comisión de investigación atacó a los grupos informáticos Microsoft y Hewlett Packard. (Ver recuadro).

Cambiar la ley. Los parlamentarios estadounidenses se interrogan actualmente sobre la necesidad de modificar la legislación fiscal para estos casos. Bajo la ley tributaria, las ganancias obtenidas en el extranjero están sujetas a impuestos de Estados Unidos al ser “repatriadas”, o llevadas a Estados Unidos, usualmente en forma de un dividendo.

El propio directivo de Apple, que en el último discurso sobre el Estado de la Unión fue invitado especial del presidente Barack Obama, asegura que el actual sistema penaliza a multinacionales como la suya que obtienen el grueso de sus ingresos fuera de los Estados Unidos, cuando deciden repatriar los beneficios. Por eso, defiende un debate objetivo sobre la materia.

Con vistas a este debate, Cook –que reemplazó a Jobs tras su muerte en 2011- reclamó una “simplificación” del actual régimen sistema fiscal en Estados Unidos y advirtió que repatriar el dinero que genera su actividad en el exterior es “demasiado caro”, ya que estas ganancias soportan un impuesto de sociedades del 35%.
La idea de quienes impulsan cambios legislativos es comprender en qué forma la Subsección F del Código Tributario de Estados Unidos se vio perjudicada por las llamadas regulaciones ‘check-the-box’ (relativa a la clasificación de entidades extranjeras para efectos fiscales) y ‘look-through’ (relativa al régimen de transparencia fiscal) para poder entender cómo Apple pudo eludir legalmente el pago de 44,000 millones de dólares en impuestos estadounidenses durante un período de cuatro años, según el informe del subcomité del Senado.

Se estima que las compañías estadounidenses tienen al menos 1.500 millones de dólares (1.155 millones de euros) en ganancias en el exterior.
La mayoría sostiene que la mantienen afuera para evitar pagar los impuestos estadounidenses. De las diez empresas principales con los mayores balances de efectivo en el exterior, cinco pertenecen al sector tecnológico.

“La industria de alta tecnología es probablemente el usuario número uno de estas entidades fuera del país para transferir propiedad intelectual”, señaló Levin.

 

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

Elecciones en EEUU: DeSantis se bajó y Trump se encamina a ser el candidato republicano

Este martes en New Hampshire reafirmó su favoritismo para la nominación para competir contra Biden en noviembre.

Londres, en sentido opuesto a Buenos Aires: congelan los boletos de colectivos

El alcalde, Samir Khan, sostuvo que la medida ayudará a impulsar los sectores cultural, minorista y de hostelería ante un escenario inflacionario.

Elecciones en EEUU: Trump picó en punta en las primarias republicanas

El expresidente quiere volver a la Casa Blanca. Pelea en su espacio contra Ron deSantis y Nikki Haley.

Crisis en Ecuador: sigue el estado de sitio y narcos controlando cárceles

El presidente Noboa declaró el "conflicto armado interno", una medida que permite la movilización total de las Fuerzas Armadas en todo el territorio nacional.