Francisco a su médico: “¡No quiero operarme!”

Fecha:

Compartir

Mientras el Papa, de 85 años, se moviliza en silla de ruedas le hizo una confidencia a los obispos italianos y crecen las apuestas sobre un cónclave.

El papa Francisco no quiere someterse a una nueva intervención quirúrgica, según una confidencia a los Obispos de la Conferencia Episcopal Italiana (CEI) en el Aula Pablo VI.

El intercambio duró unas dos horas, según informó la Oficina de Prensa de la Santa Sede, y tuvo lugar el lunes pasado.

Francisco les contó a los prelados peninsulares que la última vez -cuando se sometió a una operación para solucionar su problema de “estenosis diverticular sintomática del colon” en julio del año pasado- sufrió consecuencias desagradables tras la anestesia.

Según reconstruyó el encuentro el diario italiano ll Mattino, el Pontífice apuntó que en este caso no le gustaría no volver a pasar por el quirófano, según le planteó a su equipo médico.

Los dolores en la rodilla y en la cadera espera solucionarlos con infiltraciones masivas y tratando de cumplir con los consejos de los ortopedistas con el uso de la silla de ruedas en su vida diaria en la residencia de Santa Marta. 

Desde hace unos días, el Papa se muestra en público con un bastón de tres pies para garantizarle mayor estabilidad en el movimiento, especialmente durante las audiencias privadas.

Por ejemplo, hace unas semanas recibió en Santa Marta al primer ministro de Japón, para evitar los desplazamientos, y a los encargados de Caritas para la ayuda a Ucrania.

Los cazadores de papables. La salud del Papa, 85 años, preocupa a “vecinos” y “extraños”. Por motivos de cálculo o previsión vaporosa.

Algunos vaticanistas han comenzado ya a especular sobre el “próximo cónclave” de cardenales e incluso lanzaron sus apuestas sobre potenciales “papables”.

Sin embargo, el tema es que Francisco está muy activo y aunque su agenda ha sufrido algunos cambios, se encuentra trabajando en sus próximos viajes del verano boreal: a Republica Democrática del Congo (2 al 5 de julio), a Sudán del Sur (5 al 7 de julio) y a Canadá (24 al 30 de julio).

Francisco ha reducido su abultada agenda cotidiana, en la que había hasta cuatro discursos o mensajes, en promedio, y entre cinco y seis audiencias privadas diarias.

Sus citas de trabajo a causa de los dolores en su rodilla derecha, en la que padece gonartrosis, se han reducido teniendo menos o ninguna audiencia o citas oficiales los martes. 

No ha presidido algunas celebraciones y ha “aplazado” por ejemplo el viaje –nunca anunciado oficialmente – a Líbano, que estaba previsto por las autoridades civiles y por el clero local en julio. 

El Papa ha comenzado su rehabilitación y unas dos horas al día hace infiltraciones y sigue las indicaciones de su médico para moverse lo menos posible para no forzar la rodilla, confirmó su amigo, monseñor Victor Manuel Fernández vía Twitter.

El domingo 15 de mayo celebró la misa de canonización de diez nuevos santos y, tras el Regina Coeli, parecía que había recobrado vitalidad saludando a los fieles en el papamóvil en los corredores de la plaza de San Pedro, y a cada uno de los obispos y cardenales presentes.

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

Pasado, pisado: Javier Milei visitará a Francisco en el Vaticano

El Pontífice invitó al Presidente a participar de la ceremonia de canonización de Mama Antula.

Francisco autoriza bendición a parejas gay, fuera de los ritos de la Iglesia

El cambio podría intensificar la oposición del ala tradicional del catolicismo, en un momento en que se multiplican las críticas de los conservadores hacia la gobernanza del Pontífice.

La salud de Francisco: agenda recortada por problema pulmonar

Durante el Ángelus del domingo, transmitido por streaming y en pantallas gigantes en Plaza San Pedro, se vio al Pontífice con rastros de una cánula en su mano derecha.

Francisco sobre la Franja de Gaza: “La guerra siempre es una derrota”

El Pontífice renovó su pedido para que haya "ayuda humanitaria" y para que el grupo palestino Hamas libere "de inmediato" a los rehenes que mantiene cautivos.