Doble vara de la FIFA: las “indignas” muertes en Ucrania vs. las muertes “dignas” en Qatar

Fecha:

Compartir

El presidente de la FIFA, Gianni Infantino, defendió al emirato ante las muertes de trabajadores de la construcción durante la edificación de los estadios para la Copa del Mundo.

El compromiso con la vida de la FIFA que la llevó a expulsar a Rusia de las Eliminatorias al Mundial duró menos que la guerra en Ucrania que le conviene combatir mediáticamente a la organización con sede en Zurich. Cuando las papas queman, y eso que con el “FIFAgate” ardieron bastante, el negocio siempre terminará siendo más importante que la “responsabilidad social empresaria” que pueda llegar a tener la que puede ser considerada la multinacional más grande del planeta, ya que vende el producto fútbol a más países de los que representa, por ejemplo, la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Cuando al presidente de la FIFA, Gianni Infantino, este martes lo pusieron entre la espada y la pared al preguntarle por las obras de construcción de los estadios para la Copa del Mundo de Qatar y las muertes y condiciones de trabajo de los inmigrantes que ponen el cuerpo en esa actividad, el máximo dirigente del fútbol mundial sostuvo que “las obras del Mundial de Qatar dieron dignidad y orgullo a los trabajadores”.

“La FIFA no es la policía del mundo ni tampoco la responsable de todo lo que sucede”, se lavó las manos en una conferencia en Los Angeles, Estados Unidos, durante una gira promocional para el próximo Mundial, el del 2026, que se jugará en ese país, en Canadá y en México.

¿Si la FIFA no es la policía del mundo, por qué sí puede castigar a la federación rusa por una invasión militar determinada por el presidente de su país y que ninguna persona ligada al ambiente del fútbol celebró ni públicamente avaló?

¿Si la FIFA no es la policía del mundo, por qué puede considerar “indignas” las muertes que inflige Rusia con su invasión y así tacharla del mapa del fútbol mundial pero “dignas” a las ocurridas en Qatar, un país donde sus habitantes -y más los migrantes- tienen igual o menos derechos políticos y civiles que en Rusia? Y esta preguntas sin entrar en las cuestiones de género…

El compromiso social de la FIFA se cae a pedazos cuando la respuesta de Infantino a una posible donación a las familias de los trabajadores muertos en Qatar es que, en realidad, la introducción de “un salario mínimo y mejores derechos laborales” gracias a la construcción de los nuevos megaestadios ya era suficiente compensación para aquellos inmigrantes que en promedio cobraron 220 dólares al mes para edificar, por ejemplo, el estadio Jalifa donde se disputará el partido por el tercer puesto.

En febrero de este año, el periódico británico The Guardian presentó un informe que indicaba que 6.500 trabajadores inmigrantes que se instalaron en Qatar para las obras de construcción murieron desde 2012 hasta hoy.

La cifra se elaboró por los registros de India, Pakistán, Nepal, Bangladesh y Sri Lanka, los países desde donde la mano de obra emigra a Qatar, que reconoce 37 obreros fallecidos pero solamente tres de ellos en “accidentes de trabajo”.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) cifró en 50 las muertes de trabajadores inmigrantes y en 506 los heridos graves durante el año pasado debido a las obras para albergar la Copa del Mundo.

Amnistía Internacional denunció trabajo forzoso, abusos laborales con amenazas de expulsión del país o retención de documentos y maltrato en las distintas obras en construcción.

Hasta la presidenta de la Federación Noruega de Fútbol, Lise Klaveness, cuestionó a Qatar 2022 por su política de derechos humanos y su posición ante la comunidad LGBTIQ+ durante la fiesta del sorteo de los grupos de la Copa del Mundo.

“No hay lugar para los empleadores que no garantizan la libertad y la seguridad de los trabajadores de la Copa del Mundo”, señaló Klaveness, quien además consideró “inaceptable” la elección del país árabe como sede de la Copa del Mundo.

“Por supuesto, no todo es perfecto, claro que no es el paraíso, pero ningún país es el paraíso”, dijo en aquel momento Infantino, que mientras con una vara castiga a Rusia (donde el negocio del Mundial 2018 con Vladimir Putin ya se acabó) y con la otra le abre paso al jeque Tamim bin Hamad Al Thani, el emir de Qatar, donde el negocio 2022 llegará a su pico máximo a finales de año.

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

Messi ganó The Best: ¿puede ser el mejor del año alguien que juega en la MLS?

El capitán de la Selección se impuso sobre Haaland -ganó todo con el Manchester City- y Mbappé, campeón con el PSG y mejor promedio goleador europeo.

Lionel Messi, único argentino en el equipo ideal 2023

El trabajo fue elaborado por la Federación Internacional de Historia y Estadística de Fútbol (IFFHS).

La alegría no es completa: Scaloni puso en duda seguir como DT de la Selección

“No es un adiós pero necesito pensar qué voy a hacer”, reflexionó después del histórico triunfo 1-0 sobre Brasil como visitante.

Otra histórica noche de “La Scaloneta”: dejó a Brasil sin invicto

La Selección Argentina se transformó en el primer equipo en 64 partidos en ganarle como visitante por Eliminatorias a la "Verdeamarela".