En medio del caos, Trump se quejó a sus asesores: ¡¿Por qué no puedo tuitear?!

Fecha:

Compartir

Una vez más, el presidente se centró en lo que realmente importaba: Twitter y Facebook le bloquearon sus cuentas. Una crónica de la insanía.

Por Asawin Suebsaeng (corresponsal en la Casa Blanca y 
Noah Shachtman (Editor en Jefe) – The Daily Beast

Cuatro personas murieron. El Capitolio estaba en ruinas. Varios miembros de su equipo habían renunciado. Sus aliados lo estaban abandonando rápidamente.

Naturalmente, el presidente Donald Trump estaba lívido, pero… porque le habían bloqueado su cuenta de Twitter.

Twitter y Facebook bloquearon las cuentas de Trump el miércoles después de que usó sus redes sociales para incitar a un motín de sus partidarios en el Capitolio. El presidente republicano saliente -y cada vez más autoritario- comenzó a sentirse muy molesto porque los gigantes de las redes sociales le robaban su voz en línea, según dos personas familiarizadas con la situación.

Una de las fuentes reveló que desde el miércoles, Trump se había quejado específicamente de que estaba tratando de enviar un tuit y que por el bloqueo estaba furioso por no poder hacerlo. La otra persona familiarizada con la situación dijo que el presidente afirmó en privado que se trataba de otra movida de las “Big Tech” para silenciar a los conservadores y tratar de ayudar a encubrir el “crimen” del siglo, el presunto fraude en las elecciones presidenciales del pasado 3 de noviembre.

El “crimen” imaginado aquí es que perdió claramente las elecciones ante el presidente electo demócrata Joe Biden, una victoria que durante dos meses Trump, su equipo legal y grandes sectores del Partido Republicano han intentado, basándose en puras mentiras, revertir.

La fijación de Trump en esto subraya, una vez más, que un mandatario empeñado en obsesionarse con sus propios deseos personales de poder e influencia, incluso cuando sus palabras y acciones ayudaron a impulsar un asalto al Capitolio, el que fue ampliamente condenado por propios y extraños, contribuyó a la derrota republicana, la pérdida del control del Senado y dio lugar a múltiples renuncias de su administración. Todo esto está sucediendo en un contexto de una economía estadounidense estancada y una pandemia de coronavirus en pleno auge y que Trump ha seguido sin mostrar el mínimo interés en ayudar a mitigar.

Múltiples fuentes con conocimiento del asunto y que han estado en contacto con Trump desde el miércoles dicen que sigue insistiendo en que no hizo absolutamente nada malo, que los altos funcionarios y los líderes del partido que se alejan de él son cobardes, y que quiere que la gente vea que los radicales de “Antifa” se infiltraron en las protestas y disturbios de estos días, rumores absolutamente infundados.

Los portavoces habituales de la Casa Blanca no proporcionaron comentarios para esta crónica.

Los críticos dentro y fuera de las plataformas han estado suplicando a las empresas de redes sociales durante años que restrinjan o eliminen las cuentas de Trump, argumentando que el tráfico de información errónea era peligroso y que sus incitaciones a la violencia superaban cualquier preocupación por la libertad de expresión. (“Cuando comienza el saqueo, comienza el tiroteo”, tuiteó en mayo durante las protestas de “Black Lives Matter”, por ejemplo).

Las plataformas comenzaron a etiquetar algunas publicaciones como potencialmente erróneas, pero en su mayor parte dejaron solo sus feeds, aunque los de sus seguidores fueron objeto de un escrutinio cada vez mayor. Por ejemplo, las redes sociales eliminaron páginas del violento culto pro-Trump QAnon en el otoño boreal. Más recientemente, Twitter prohibió a Lin Wood, un abogado pro-Trump que ha hecho su propio esfuerzo para anular la victoria de Joe Biden. En la red social de derecha Parler, donde no está prohibido, Wood escribió: “Preparen el pelotón de fusilamiento”, y que el vicepresidente Mike Pence, ahora etiquetado como un traidor por Trump y sus seguidores por su negativa a intentar revertir la victoria de Biden, “Va PRIMERO”.

“No me sorprende en absoluto que Twitter suspenda mi cuenta”, dijo Wood a The Daily Beast el jueves, y agregó, crípticamente: “Sé quién lo hizo y por qué”. Tampoco aportó pruebas para esta afirmación.

Desde las elecciones, Trump ha utilizado sus cuentas en las redes sociales para difundir teorías conspirativas absurdas sobre los resultados electorales y para empujar a sus seguidores más acérrimos a las calles. El 19 de diciembre tuiteó: “Gran protesta en DC el 6 de enero. ¡Esté allí, será salvaje!” “Consigue republicanos inteligentes. ¡LUCHA!”, tuiteó en la mañana de este miércoles fatídico.

Incluso mientras sus partidarios corrían como locos por el Capitolio, publicó un video en sus redes sociales en el que afirmaba falsamente que hubo una elección “que nos fue robada”. En un tuit separado, escribió: “Estas son las cosas y los eventos que suceden cuando una victoria electoral sagrada y aplastante es despojada de manera tan brutal y sin ceremonias a los grandes patriotas”.

Ese fue uno de los mensajes que Twitter eliminó y tras el cual tomó la decisión de bloquear su cuenta. Facebook rápidamente siguió su ejemplo y este jueves extendió la suspensión por al menos dos semanas.

“Mucha gente pudo haberlo predicho y lo hizo”, señaló una fuente de Facebook a The Daily Beast, refiriéndose a los disturbios en el Capitolio. “La posibilidad de que vuelva a suceder es alta, porque este tipo [Trump] está jodidamente loco”, concluyó.

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

Elecciones en EEUU: DeSantis se bajó y Trump se encamina a ser el candidato republicano

Este martes en New Hampshire reafirmó su favoritismo para la nominación para competir contra Biden en noviembre.

Londres, en sentido opuesto a Buenos Aires: congelan los boletos de colectivos

El alcalde, Samir Khan, sostuvo que la medida ayudará a impulsar los sectores cultural, minorista y de hostelería ante un escenario inflacionario.

Elecciones en EEUU: Trump picó en punta en las primarias republicanas

El expresidente quiere volver a la Casa Blanca. Pelea en su espacio contra Ron deSantis y Nikki Haley.

Crisis en Ecuador: sigue el estado de sitio y narcos controlando cárceles

El presidente Noboa declaró el "conflicto armado interno", una medida que permite la movilización total de las Fuerzas Armadas en todo el territorio nacional.