La OMS alerta sobre un mayor impacto del Covid-19: la pandemia se aceleró

Fecha:

Compartir

Se tardaron 38 días en llegar de los cinco millones de infectados a los diez millones, pero solo 24 días en pasar de diez a quince millones.

No hay una segunda ola del Covid-19, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), sino una sola que es la que el mundo está atravesando y que llevó a alcanzar los 16,5 millones de casos, el doble que seis semanas atrás.

Este incremento es el que generó ayer, martes, la pregunta a la portavoz de la OMS, Margaret Harris, en la habitual videoconferencia desde Ginebra. “Estamos en la primera ola y va a ser grande”, anticipó la funcionaria internaciona, aunque “subirá y bajará un poco”, matizó

“Por el momento, primera, segunda, tercera ola…, esas cosas no tienen sentido realmente. Lo mejor es aplanarla y convertirla en una ola que solo nos moje los pies”, añadió Harris.

El repunte es evidente en la evaluación de la universidad John Hopkins, en Washington (EEUU). Se tardó 38 días en llegar de los cinco millones de casos a los diez millones, pero solo 24 en pasar de diez a quince millones y las cifras actuales son: 16,5 millones diagnosticados, 9,6 millones recuperados y 654.000 muertos.

La portavoz de la OMS alertó contra el peligro de considerar menos agresiva la transmisión durante el verano, porque este virus no se comporta como la gripe, que suele seguir tendencias estacionales.

Hay que desterrar la idea de que las estaciones influyen, ya que, señaló Harris, algunas de las regiones más golpeadas se hallan ahora mismo tanto en verano –en el hemisferio norte–, como invierno en el sur. La transmisión, insistió Harris, se debe a “gente que se junta, que no respeta la distancia social, que no toma precauciones”.

En este sentido, Lothar Wieler, director del Instituto Robert Koch, comentó a propósito del aumento de los contagios en Alemania –557 diarios cuando eran 350 a principios de junio– que “el aumento tiene que ver con el hecho de que nos hemos vuelto negligentes”.

Así, por ejemplo, un país como Luxemburgo registró un índice altísimo: 219 casos por cada 100.000 habitantes en dos semanas, que se cree que es debido al gran tránsito fronterizo (con Francia, Alemania y Bélgica) al menos en un 18% de los casos.

Se han realizado allí test a 400.000 personas, de una población de 626.000 entre residentes y no residentes, lo que ha permitido conocer con exactitud lo sucedido, pero la conclusión sigue siendo la misma.

Grecia, que tuvo éxito en el control de la pandemia en los primeros meses (con solo 202 víctimas mortales), sufrió un rebrote en la segunda mitad de julio y las autoridades sanitarias impusieron a partir de hoy la mascarilla en la mayoría de los espacios públicos de interior, con focos en Atenas y Tesalónica.

Mucho más drásticas son las medidas que ha tenido que tomar Bélgica debido al aumento violento de las infecciones. El número de contagios se incrementó un 71% en los últimos siete días, con casi la mitad en la provincia de Amberes.

Benelux. En esta ciudad, la más afectada por la pandemia, se decretó un toque de queda que mantiene a la población en su casa entre las 23.30 y las 6 de la mañana, se impuso el teletrabajo y el tapabocas es obligatorio en espacios públicos. “Quédense en casa”, reclamó la gobernadora de la provincia, Cathy Berx.

Los contagios también aumentaron de forma alarmante en el resto del país, lo que ha obligado a frenar el proceso de desconfinamiento y adoptar medidas más duras, a principal de ellas, reducir a partir de hoy la denominada “burbuja social” de 15 a solo cinco personas por casa.

Ahora los miembros de cada hogar solo pueden mantener contacto con cinco personas externas en las próximas cuatro semanas en contactos en los que ni se utilizan mascarillas ni se respeta la distancia.

Otra medida obliga a ir de compras solos y por un máximo de 30 minutos para evitar aglomeraciones. Además, para los encuentros privados se permite el acceso de hasta diez personas, y para los públicos, de cien si se celebran en el interior y de 200 si son al aire libre.

Paciencia y ánimo pidió la primera ministra, Sophie Wilmès, argumentando que todo está destinado a “evitar un reconfinamiento generalizado y poner en peligro la vuelta en septiembre”.

Bélgica es un país de 11,5 millones de habitantes que ha registrado 66.000 casos de coronavirus con 9.822 muertes, según los últimos datos.

En lo que aún se llamaba primera ola, Irán fue el primer país de Oriente Medio donde estalló el virus y hoy se encuentra prácticamente en alerta roja con 25 de las 31 provincias en estado de alarma, una situación que nunca se había dado.

Una de las razones es la rápida apertura del país a mediados de abril, cuando el Gobierno decidió que la situación económica, agudizada por las sanciones impuestas por EEUU, no daba margen para pedirle a la población que se quedara en la casa.

Así lo reconoció el ministro de Salud, Saeed Namaki, días atrás al asegurar que no desconocían el alcance de la pandemia pero la situación del país no permitía actuar de otra manera. “Ahora no podemos volver a lo mismo del pasado y pedirle a una gente exhausta que se quede en casa”, justificó.

Las consecuencias no solo se reflejan en el número de muertos (ayer, martes, se rompió un nuevo récord de fallecidos con 325) sino también en el sistema de salud, tan agotado como la población.

El pasado lunes fueron hospitalizados 640 pacientes en Teherán y 4.000 en todo el país, y hay 3.902 en cuidados intensivos, lo que ha llevado al Gobierno a anunciar la apertura de hospitales transitorios, especialmente en Teherán, donde la situación está al límite.

Lo reconoció el director del equipo de respuesta al Covid-19 en la capital, Alireza Zali, que le pidió al ministerio la contratación de más personal de salud mientras se calcula que al menos 4.000 trabajadores del sector se han contagiado durante estos seis meses.

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

Milei en Davos: igualó a populistas, globalistas y progresistas con los nazis

El mandatario argentino puso en el mismo escalón también a "comunistas, fascistas, socialistas, socialdemócratas, nacional-socialistas, democristanos, keynesianos, neokeynesianos y nacionalistas".

A 100 días del ataque de Hamas: Israel puso fin a la “fase intensiva” de la guerra

Todas los fronteras israelíes con actividad bélica. Situación de los rehenes. Discusión en La Haya.

Argentina, en listado de “alerta de viaje” para ciudadanos israelíes

La medida del Consejo de Seguridad Nacional (CSN) israelí, que se informó en un comunicado oficial del organismo, alcanza a casi toda Europa Occidental y Sudamérica, así como Australia, Rusia, África y Asia Central.

Medio Oriente: la utopía como ilusión

Sin un interés genuino por el bienestar del otro independientemente de su origen, es decir, sin una convivencia pacífica entre hermanos, la conciliación es casi imposible y la situación seguirá cronificándose.