La bandera de los rebeldes de Buenos Aires y Montevideo

Fecha:

Compartir

El autor relata aquí un detalle poco conocida de los orígenes de la bandera patria, de cuya oficialización se cumplen 204 años.

El 9 de julio de 1816, el Congreso reunido en San Miguel de Tucumán declaró la independencia “de las Provincias Unidas de Sud América”, no de las Provincias Unidas del Río de la Plata, que era nuestra denominación oficial, lo que prueba a las claras el americanismo, ese gran objetivo de aquellos patriotas incentivados por la única revolución que no había sido abatida por los realistas: la del 25 de mayo de 1810 en Buenos Aires.

No pocos temas debían tratar esos hombres y uno de ellos fue definir la bandera con la que se habrían de distinguir esas “Provincias Unidas de Sud América”. Todo comenzó en la sesión del jueves 18 de julio cuando el diputado Juan José Paso, que lo era por Buenos Aires y había sido secretario de la Junta de 1810 y triunviro, posteriormente, pidió “que se fijase, y se jurase la bandera nacional”. En “El Redactor del Congreso General”, órgano oficial que difundía la actividad de esos días febriles, el diputado Esteban Agustín Gascón, natural de Oruro y diputado por La Rioja que había tenido activa participación en las revoluciones de Chuquisaca y la Paz, mocionó “que se diese orden para que no se usase otra, en los regimientos, buques, etc.”

Parece que no llegaron a nada pero el hombre dos días después, en la sesión del sábado 20, insistió con su propuesta, pidiendo que “se autorizase por un decreto la bandera menor del país, azul y blanca, que actualmente se usa, sin perjuicio de acordarse después la bandera grande nacional, según la forma de gobierno que se adoptase”, cuyo decreto también pidió que se circulase. Por unanimidad Gascón obtuvo la aprobación de su propuesta.

Gascón, a su vez, aclaró que el azul en realidad era el celeste, según la siguiente resolución del Congreso: “Elevadas las Provincias Unidas de Sud América al rango de una Nación después de la solemne declaración de su independencia, será su peculiar distintivo la bandera celeste y blanca que se ha usado hasta el presente y se usará en lo sucesivo exclusivamente en los ejércitos, buques y fortalezas en clase de bandera menor…”, dejando para más adelante los aditamentos, como acabamos de decir. Esto fue aprobado un 24 de julio de 1816 con las firmas de Francisco Narciso Laprida, como presidente del Congreso, y de José Mariano Serrano en su carácter de secretario.

Era la bandera creada por Manuel Belgrano el 27 de febrero de 1812, la que fue desplegada en Rosario. El sol habría de colocarse recién dos años más tarde. Todos estos detalles son más o menos conocidos y han sido estudiados por distintos historiadores. Sin embargo, para un documento no muy divulgado, vale este introito.

En el Archivo General de Indias se encuentra la ilustración de 1817 que acompaña esta nota con el siguiente detalle: “Diseño de la bandera de los rebeldes de Buenos Aires y Montevideo”. El mismo, indica además una misiva que la acompaña, eran los diseños que se usaban en México y en Nueva Orleans.

Sin duda un detalle de interés para la historia de nuestra bandera.

* Historiador. Académico de número y vicepresidente de la Academia Argentina de Artes y Ciencias de la Comunicación

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

Steps to Creating Woodworking Ready Plans

Planning is essential for woodworking projects. The construction process...

Transradio Internacional: un hito en las comunicaciones en el centenario de su inauguración

El viernes 25 de enero de 1924, con la presencial del entonces presidente Marcelo T. de Alvear, comenzaba a funcionar en Monte Grande.

Literatura 2024: las publicaciones que se vienen, tema por tema

Ficción, no ficción, política, psicología, deportes, biografías, recopilaciones, feminismo y más, detallado género por género.

Historias. De curanderos y otras yerbas

Pascual Aulisio y Evaristo Peñalva fueron dos personajes famosos por sus conocimientos para aliviar malestares con recetas "no oficiales" de la medicina occidental.