De la marcha de San Lorenzo a “más vale tarde que nunca”

Fecha:

Compartir

En un nuevo aniversario de la única batalla de San Martín en suelo patrio, la historia desconocida del autor de la música que nos acompaña desde siempre.

Hace pocos días en una nota en el diario La Prensa recordamos el centenario de la muerte de Cayetano Alberto Silva, un 12 de enero de 1920. Era oriental, nacido en San Carlos, hermosa ciudad cercana a Maldonado, un 7 de agosto de 1868 en que la iglesia recuerda a San Cayetano, de ahí su nombre, y sin duda fue un gran trabajador. Era hijo de una negra antigua esclava de la familia que le dio su apellido. El niño reveló particulares dotes para la música y en esa casa no fueron ajenos a ese interés y lo encauzaron en el estudio de esa disciplina.

No vamos a reiterar conceptos, que probablemente los lectores hayan leído de mi pluma, pero aprovechando hoy que se conmemora el 207º aniversario del bautismo de fuego del Regimiento de Granaderos a Caballo en San Lorenzo, narraremos en esta fecha la historia de esa marcha.

Corría el mes de octubre de 1902 y el viaje del presidente Julio A. Roca a Santa Fe para inaugurar las obras del puerto de Rosario. Después iría a la capital provincial para descubrir el monumento al general San Martín, lo que no tuvo buenos auspicios. La oposición se encargó, especialmente en la última ciudad, de demostrar la disconformidad con su política de gobierno.

Un corresponsal informaba que la “visita no tuvo demasiado calor popular. A su llegada lo esperaba una carroza con lacayos y palafreneros con trajes de colores blanco, verde, amarillo y colorado, con plumas blancas y cara empolvada, con aspecto de jockeys de carrera”.

En un banquete anunciado para trescientas personas, ni invitando a los empleados públicos se pudieron reunir más de setenta, por lo que Roca visiblemente molesto se retiró a poco de comenzar con el pretexto de una ligera indisposición.

Sin embargo, la circunstancia de esta visita a Rosario fue motivo para que el músico Cayetano A. Silva escuchara el 28 de octubre de 1902 la primera interpretación pública de una marcha que había compuesto, dedicada al ministro de Guerra, coronel Pablo Ricchieri. El funcionario estimó que era demasiado homenaje para su persona y a su pedido le cambió el nombre por San Lorenzo, que era el lugar de su nacimiento y en el que San Martín un 3 de febrero de 1813 había librado su primer y único combate en tierra argentina. En esa oportunidad, Silva dirigió dos bandas del Ejército que la ejecutaron, junto al histórico convento de San Carlos y cerca del pino bajo el cual el futuro Libertador redactó parte de la acción. Dos días después, el 30 de octubre, nuevamente se oyeron los sones de la marcha, al descubrirse la estatua del héroe en Santa Fe.

Silva revistó como músico en distintas unidades del Ejército y compuso otras piezas famosas. Se dedicó a poner música a las obras “Canillitas” y “Cédulas de San Juan”, de su compatriota y amigo Florencio Sánchez. Residió algún tiempo en Venado Tuerto, donde escribió una marcha dedicada a la colectividad británica, otra a la Sociedad Italiana de San Genaro y un tango “criollo” para piano dedicado a Juan Croce titulado “Más vale tarde que nunca”, además de temas folklóricos, desde un minué montonero a valses y rancheras.

Sin embargo los derechos de autor de su famosa marcha de San Lorenzo, que pudieron haberlo hecho muy rico, acosado por la pobreza debió venderlos en 50 pesos de entonces a un editor de Buenos Aires.

A cien años de la muerte de Cayetano A. Silva, este lunes como todos los años el escenario de aquel combate se convierte en lugar sagrado, y seguro que a viva voz generaciones de argentinos cantarán esa marcha que con letra de Carlos Javier Benielli recordando San Lorenzo, la primera y única gesta sanmartiniana en la tierra que lo viera nacer.

* Historiador. Académico de número y vicepresidente de la Academia Argentina de Artes y Ciencias de la Comunicación

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

Steps to Creating Woodworking Ready Plans

Planning is essential for woodworking projects. The construction process...

Transradio Internacional: un hito en las comunicaciones en el centenario de su inauguración

El viernes 25 de enero de 1924, con la presencial del entonces presidente Marcelo T. de Alvear, comenzaba a funcionar en Monte Grande.

Literatura 2024: las publicaciones que se vienen, tema por tema

Ficción, no ficción, política, psicología, deportes, biografías, recopilaciones, feminismo y más, detallado género por género.

Historias. De curanderos y otras yerbas

Pascual Aulisio y Evaristo Peñalva fueron dos personajes famosos por sus conocimientos para aliviar malestares con recetas "no oficiales" de la medicina occidental.