Europa ajusta el cinturón

Fecha:

Compartir

La economía en 2012 estará signada por el escaso crecimiento de Estados Unidos, la fuerte caída de China y la recesión europea. Pronósticos de analistas y expansión de los indignados, ante las interminables medidas de ajuste en la UE.

De la Redacción

\”Abróchense los cinturones, nos espera un año lleno de baches\”. La advertencia del economista Nouriel Roubini es una síntesis de lo que los analistas esperan para el 2012: recesión en Europa, un crecimiento apenas perceptible de la economía estadounidense y una fuerte caída de la china.

Es que la profunda crisis que golpea a las economías de la zona euro y que derivó ya en la caída de varios gobiernos, amenaza con extenderse al resto del mundo y afectar en mayor o menor medida a todos los países.

\”No hay una sola economía en el mundo, ni los países de bajos ingresos, los mercados emergentes, los países de ingresos medios o las súper avanzadas economías que vaya a ser inmune a la crisis que vemos que, no sólo se está extendiendo, sino intensificándose\”, advirtió la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde.

En el mismo sentido se había expresado su antecesor Dominique Strauss-Kahn, quien reapareció públicamente en un foro económico en Pekín luego de siete meses de conflictos personales por denuncias de abuso sexual. El francés comparó la zona euro con una \”una balsa a punto de hundirse\”. \”Vemos a los países europeos pasar de un plan (de rescate) a otro, de una cumbre vista como la última oportunidad a otra, sin admitir las pérdidas, sin permitir una reactivación del crecimiento y fracasando en recuperar la confianza\”, dijo Strauss-Kahn.

Además, la zona euro (formada por 17 de los 27 países que integran la Unión Europea), está bajo la amenaza inminente de una degradación de sus notas soberanas por parte de la agencia Standard & Poor\’s, incluso aquellos países que tienen la máxima nota de solvencia (AAA), como Alemania y Francia.

Como una ironía del destino, el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, y el presidente del Banco Central Alemán, Jens Weidmann, celebraron en Berlín el décimo aniversario de la puesta en circulación del euro.

\”Es doloroso ver que el símbolo de la integración europea, el euro, se ha convertido también en el símbolo de la crisis\”, deploró Weidmann, quien también tildó de \”absurda\” la idea de regresar al marco, tal como exigen no pocas voces en Alemania.

Una crisis prolongada. La canciller alemana Ángela Merkel advirtió que Europa tardará \”años\” en salir de la crisis, aunque destacó que los compromisos contraídos por los países de la UE para una mayor disciplina presupuestaria dibujan la silueta de una \”verdadera unión política\”.

Además, aprovechó una exposición ante el Parlamento alemán para volver a lamentar la negativa británica de adherir al acuerdo firmado por los miembros de la UE para endurecer las medidas fiscales, dando la espalda a los otros 26 socios

No obstante, aseguró que Londres seguirá siendo un \”socio importante de la Unión Europea en el futuro\”, sobre todo en materia de política exterior y seguridad, así como de competencia y lucha contra el cambio climático. Pero un socio \”externo\”.

La crisis comenzó en 2009 con la difusión de rumores sobre el nivel de la deuda griega y la capacidad de pago de Atenas. Cuando se extendió a Europa la crisis financiera originada en Estados Unidos por la caída de Lehman Brothers, se incrementó el déficit presupuestario heleno y los inversores exigieron tasas mucho más altas para prestarele dinero a esa Administración.

Casi de inmediato comenzó a extenderse el temor de que la crisis golpeara a las economías más vulnerables de la eurozona, como Portugal, Irlanda, Italia y España, cosa que finalmente ocurrió. Estos países debieron realizar profundos ajustes y la presión de los mercados y el descontento popular terminaron volteando los gobiernos de Irlanda, Grecia e Italia, y derivó en la derrota del socialismo portugués y el adelantamiento de elecciones en España.

Los mercados lograron su cometido y Lukas Papademos reemplazó a Giorgios Papandreu en Grecia; Mario Monti a Silvio Berlusconi en Italia; y Mariano Rajoy a José Luis Rodríguez Zapatero en España. Los nuevos gobernantes, todos de perfil técnico, llegaron para hacer el trabajo sucio del ajuste y los recortes.

En medio de las tensiones y protestas sociales que generan, los ajustes son exigidos a las economías en crisis por los organismos financieros internacionales, por sus propios socios comunitarios y por los inversores.

Pocos días después de asumir, Monti anunció un severo plan de ajuste con recortes por 20.000 millones de euros, el que incluye una reforma al sistema jubilatorio e introduce nuevos impuestos.

Los dos mayores partidos italianos, el Pueblo de la Libertad, fundado por Berlusconi, y el Partido Democrático (PD), de izquierda, se comprometieron a apoyar las medidas a pesar de las numerosas críticas de la oposición y de las protestas de miles y miles de ciudadanos en las calles de Roma y de otras ciudades de la península.

El nacimiento de los indignados. La crisis que comenzaba a sentirse con fuerza en España originó un nuevo movimiento: el de los indignados. El 15 de mayo pasado, miles de personas se autoconvocaron para protestar contra el bipartidismo entre el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y el Partido Popular (PP), el dominio de los bancos y las corporaciones, y reclamar una auténtica división de poderes y otras medidas para mejorar el sistema democrático.

Con el correr de los días, miles de personas acamparon en la Puerta del Sol de Madrid y recibieron el respaldo y solidaridad desde otras ciudades europeas. Así la protesta se fue extendiendo y los indignados no sólo respaldaron el reclamo español sino que también empezaron a reclamar por las críticas situaciones económicas que atravesaban sus países.

Pero el M-15 nunca llegó a convertirse en un movimiento político, y el resultado de los adelantados comicios ibéricos asestaron un duro golpe a sus reclamos. El socialismo sufrió la peor derrota de su historia y el Partido Popular volvió al poder.

Antes de asumir el cargo, Rajoy anticipó que tomaría medidas similares a las de Monti y advirtió que el 2012 no sería fácil para los habitantes de su país. El nuevo mandatario español pretende ahorrar 16.500 millones de euros el año próximo y dispuso una flexibilización del mercado laboral, el aumento de la edad jubilatoria y la modificación de los feriados para que la economía española gane en productividad. Un programa calcado de los que aplicarán Italia y Grecia.

Rajoy recibió de Zapatero una cifra récord de cinco millones de desocupados y la amenaza de una nueva recesión. \”Se equivocan aquellos que piensan que España no será capaz de hacer las reformas que necesita\”, lanzó.

Fuertemente golpeada por la crisis desde 2008, España se fijó como objetivo principal la reducción del déficit público después de que llegase a 11,1% en 2009 y a 9,3% en 2010.

Nueva cumbre. El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, anunció una nueva cumbre para el 30 de enero próximo con el objetivo de ajustar los detalles de la unión fiscal decidido en la cumbre del 8 y 9 de diciembre por todos los países menos Gran Bretaña, y ahora debe ser ratificado por al menos nueve países de la Eurozona para su entrada en vigor, prevista para comienzos de marzo.

Los gobiernos que ratifiquen el pacto deberán garantizar el equilibrio presupuestario, según una \”regla de oro\” que deberá figurar en su Constitución, y se endurecerán las sanciones contra los infractores, que podrán ser llevados ante el Tribunal de Justicia Europeo.

\”Actualmente la economía mundial se encuentra en una coyuntura muy peligrosa\”, advirtió Lagarde en Nigeria, y mencionó entre los factores más preocupantes la crisis de confianza de los mercados, los altos índices de desempleo y la desaceleración general del crecimiento.

Según los últimos datos, el desempleo en la Eurozona alcanzó un récord del 10,3% de la población activa en octubre, y España fue el país más golpeado con 22,8%.

La semana pasada, los países de la Eurozona se comprometieron a reforzar al FMI con 150.000 millones de euros para rescatar a sus socios más frágiles, e hicieron un llamado al resto del mundo a seguir su ejemplo. El objetivo global era alcanzar una partida de 200.000 millones de euros que incluyera las contribuciones de otros países europeos o emergentes, como Brasil o China.

Pero está claro a esta altura que la crisis de deuda europea insumirá mucho más dinero que ese. Y que las sociedades de los países periféricos de Europa, los que menos herramientas tienen para salir adelante, atravesarán los próximos años con enormes sacrificios.

El desempleo llegó para quedarse, el sistema de pensiones será recortado, los servicios de salud ya comienzan a sentir el rigor del ajuste más importante que deberán emprender desde la salida de la Segunda Guerra Mundial.

La \”solución\” que han emprendido los europeos es tremenda y sencilla: después de años de \”fiesta\”, de \”burbujas\” y de despilfarro, ha llegado la hora de ajustarse los cinturones. Naturalmente, el sistema financiero privado y los Gobiernos, ambos corresponsables del desmanejo de las últimas décadas, ya decidieron por todos: los que pagarán serán los de siempre

Las ganancias en tiempos de bonanza son para algunos pero las pérdidas, se socializan. Ejemplo de esto han sido los \”bonus\” millonarios que siguieron pagando bancos que luego terminaron siendo absorbidos por los Estados (por los contribuyentes), como el belga Dexia o el alemán Commerzbank.

Sin embargo, la \”indignación\” de algunos miles no parece que alcance para dar vuelta esta situación mientras la prioridad siga siendo la defensa del sistema financiero internacional.

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

Tras un año de Lula, Brasil vuelve al top ten de las mayores economías mundiales

El podio del ranking elaborado por el FMI está integrado por Estados Unidos, China y Alemania. Cuáles son los mejores 20 países.

Qué es el BRICS y qué significa la decisión libertaria del “retiro” argentino

La designada canciller del gobierno de Milei, Diana Mondino, adelantó que se anulará el proceso ya iniciado para que la Argentina se sume al bloque económico.

CEPAL: en un contexto regional malo, Argentina tendrá dos años de recesión

El conjunto de los países de América Latina y el Caribe crecerán este año 1,7%, en promedio, y para el 2024 se proyecta una leve desaceleración a 1,5%.

Qué es el BRICS y qué significa el ingreso de Argentina

Junto a Arabia Saudita, Egipto, Etiopía, Emiratos Árabes Unidos e Irán, el país se suma al bloque de Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica.