Procesan con prisión preventiva al changarín que amenazó a Macri

Fecha:

Compartir

El hombre, de 47 años, tenía antecedentes penales y también está procesado por la compra de celulares de origen ilícito.

El changarín Raúl Rubén Bernón fue procesado con prisión preventiva por amenazar de muerte al presidente Mauricio Macri, y se le trabó un embargo de 70.000 pesos, por decisión de la jueza federal de San Isidro, Sandra Arroyo Salgado.

Bernón, de 47 años, amenazó al Presidente a través de llamados telefónicos realizados al número de emergencias 911 del Ministerio de Seguridad bonaerense.

Arroyo Salgado consideró que Bernón, que tenía antecedentes penales y también está procesado por la compra de celulares de origen ilícito, cometió el delito de intimidación pública, debido a “la alarma que generaron los llamados”, que obligaron a “reforzar la seguridad” de Macri.

La jueza indicó que esas medidas para cuidar al presidente y a quienes se hallaran en las inmediaciones de la Quinta Presidencial de Olivos, significaron un “incremento del erario del Estado nacional, al ya previsto como ordinario para la seguridad presidencial, que ascendió a la suma de 25.212 pesos diarios”.

En las llamadas intimidatorias, que comenzaron hace una semana, se anunciaba que se harían detonar explosivos en el acceso de la Quinta de Olivos, o que el emisor del mensaje, que manifestaba pertenecer el “grupo terrorista ISIS”, se inmolaría en la puerta de la residencia presidencial.

Los investigadores determinaron que las llamadas habían sido efectuadas por Bernón, domiciliado en la localidad bonaerense de Mariano Acosta, que trabaja como changarín y vendedor ambulante en el Mercado Central.

Un informe realizado por expertos en comunicaciones de la Corte Suprema indicó que los llamados fueron cursados a través de una antena de la empresa Movistar, instalada en Mariano Acosta, en calles vecinas al lugar donde vivía Bernón hasta el momento de su detención.

Otro, de la División Acústica de Gendarmería Nacional, concluyó que los tres mensajes habían sido realizados por el mismo “hablante” y que existía correspondencia entre esa voz y la del usuario de la línea telefónica intervenida.

Arroyo Salgado sumó también como prueba el celular secuestrado en un allanamiento.

La magistrada evaluó también que el procesado, luego de realizar el primer llamado y “lejos de agotar dicha conducta”, efectuó otras, “insistiendo en su intención de causar la muerte del presidente de todos los argentinos”.

A criterio de la magistrada, Bernón, quien se aseguró que las llamadas fueran recibidas, tuvo la “férrea decisión” de efectuar las llamadas para causar tumulto, alarma o desorden, al identificarse en todas ellas como miembro de ISIS.

En su declaración indagatoria Bernón dijo que tenía problemas de depresión y de ingesta alcohólica, pero un estudio médico encomendado por Arroyo Salgado consignó que, al momento de efectuar las llamadas, tuvo “capacidad biopsicológica” para comprender el valor o disvalor de sus actos.

Como fundamento de la prisión preventiva, la magistrada tuvo en cuenta numerosos antecedentes y condenas penales por delitos como robo, hurto y tenencia de estupefacientes.

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

La Corte ya está en condiciones de decidir quien tiene razón por el DNU: Milei o la CGT

La justicia laboral habilitó la vía para que el Gobierno acceda al máximo tribunal con el recurso extraordinario que presentó contra la medida cautelar conseguida por la central obrera, que suspendió de manera provisoria el capítulo laboral del decreto desregulador.

Elecciones 2023: cuatro detenidos cuando se presentaron a votar

Tres de ellos están acusados de abuso sexual. El otro, de asesinato.

ARA “San Juan”: cómo sigue la causa a seis años de su hundimiento

La investigación se lleva adelante en el juzgado federal de Caleta Olivia a cargo de Marta Yáñez.

Rodolfo Tailhade se despega de la acusación de espionaje ilegal

El diputado nacional del Frente de Todos (FdT), Rodolfo Tailhade, consideró que está en marcha "una gran operación" para vincularlo con el expolicía Ariel Zanchetta.