Otra vez a favor de los más ricos

Fecha:

Compartir

El Poder Ejecutivo envió al Congreso de la Nación un proyecto de ley que denominó de “Primer Empleo” (para empleadores de jóvenes de entre 16 y 24 años, cualquiera sea su edad, en 10 provincias, y trabajadores que cuenten con certificado de discapacidad).

Su lectura otorga credibilidad a la versión periodística que indica que al día del anuncio efectuado por el presidente Macri el proyecto no estaba aún redactado, que ello generó conflictos internos en el gobierno y reproches a uno de los funcionarios del Ministerio de Trabajo representante del grupo Techint, y que tuvieron que preparar un texto de urgencia en el día. Las inconsistencias del proyecto revelan su improvisación.

Pero eso no es lo peor del proyecto; hasta podría ser “disculpable” por necesidad de urgencia política (no de “necesidad y urgencia”).

Lo trágico del proyecto es que, una vez mas, muestra de qué forma este gobierno viene a efectuar una transferencia desde los sectores de menores ingresos a los sectores dominantes de la economía. Así lo demuestra el análisis que a continuación efectúo en base a la normativa y salarios vigentes al momento de envío del proyecto de ley por parte del Poder Ejecutivo (abril 2016).

Se encuentra vigente una ley del año 2014 (Ley 26.940), propuesta por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, mediante la cual se crearon dos regímenes especiales de promoción del empleo registrado (sin distinción de edad de los trabajadores).

Uno, por el cual todo microempleador (que emplee hasta 5 trabajadores, manteniendo el régimen aún cuando hubiera incrementado su personal hasta 7 trabajadores) y tuviera una facturación anual que no supere la fijada por la reglamentación, está exento del 50% de las contribuciones patronales. Ésta exención es de carácter permanente. Poniéndolo en números, si esos cinco trabajadores tuvieran un sueldo bruto de $ 15.000, y tomando un porcentaje de contribuciones del 27% (la exención no comprende la contribución a Obras Sociales), la exención equivale a $ 2.025.- mensuales por cada trabajador.

El otro sistema es temporario, la incorporación en el mismo se encuentra vigente hasta julio/2016 (mediante un simple decreto el Presidente podría prorrogarlo por un año mas), y beneficia a pequeñas y medianas empresas (con plantel de hasta 80 trabajadores) y alcanza a las contribuciones patronales por las nuevas incorporaciones de personal.

El beneficio consiste en que por el término de 24 meses a partir de la nueva contratación, los empleadores de hasta 15 trabajadores no pagan contribuciones patronales durante los primeros 12 meses (con el mismo sueldo de $ 15.000 pagan $ 0 de contribuciones) y por los segundos 12 meses pagan solo el 25% de las contribuciones (con el sueldo del ejemplo anterior pagan $ 1.012,50 de contribuciones); en tanto que los empleadores de entre 16 y 80 trabajadores paran solo el 50% de las contribuciones patronales durante los 24 meses (pagan $ 2.025.-).

El sistema que propone el proyecto enviado al Congreso por el Presidente Mauricio Macri beneficia a las grandes empresas y perjudica a las micro, pequeñas y medianas.

Por cada nueva contratación de las comprendidas en el proyecto, una Pequeña Empresa (de hasta 15 trabajadores) que hasta ahora no pagaba contribuciones durante el primer año y pagaba solo el 25% durante el segundo, empezará a pagarlas. No se sabe cuánto pagará porque el proyecto no establece de cuánto es la exención, pero sí establece que ésta no puede ser superior a $ 2.454,30 (contribuciones sobre una vez y media el salario mínimo vital y móvil) y que por el saldo pagará lo que corresponda por el régimen general.

Por ende, la pequeña empresa que contrate nuevos trabajadores, a un sueldo de $ 15.000 con el régimen vigente no paga contribuciones por 1 año y paga solo $ 1.012,50 por el segundo año. Con el proyecto del PEN pagará, por lo menos y siempre que se le otorgue el máximo de 100% de la exención, $ 1.596.- durante cada uno de los 24 meses. Poniéndolo blanco sobre negro: con el régimen del año 2014, en el lapso de 2 años paga $ 13.162,50.-; y con el Proyecto MM pagará en el mismo lapso, como mínimo, $ 41.496.

Me dirán que el Proyecto prevé también el pago de un “incentivo económico adicional” que puede llegar a un máximo de $ 727,20 mensual (digo máximo porque no dice de cuánto es el incentivo, solo dice que “podrá llegar hasta el 8% de la remuneración bruta (…) sin superar el 8% de una vez y media el salario mínimo vital y móvil). O sea que el incentivo, en dos años sumará como máximo $ 18.907,20.

En síntesis, con el Proyecto MM una pequeña empresa pagará $ 9.426,30 mas que lo que paga ahora.
Y entonces, ¿dónde está el beneficio? Les cuento.

Hasta ahora las grandes empresas no tenían exención (pagaban el 100% de las contribuciones patronales ya rebajadas por Cavallo). Ahora, con el Proyecto MM pasan a tener exenciones e “incentivo económico adicional”.

¿Quién pagará ese beneficio para las grandes empresas? Las pequeñas, que pagarán más contribuciones que hasta ahora.
Además, el proyecto permite que se despida a personal más antiguo sobre el que se pagan contribuciones completas para reemplazarlo con personal nuevo por el que pagará contribuciones más baratas.

En momentos donde se está discutiendo de qué forma evitar los despidos, el Proyecto del Gobierno de Cambiemos le sigue quitando a los más pobres para darle a los más ricos, y fomenta los despidos.

* Diputado nacional, presidente del Bloque FPV-PJ y abogado laboralista.

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

Volver al Futuro 2024

*Por Augusto Neve El paso del tiempo nos aqueja. No lo...

No es ignorancia, es odio a España y a su legado: la Hispanidad

Las recientes declaraciones del flamante Ministro de Cultura, el...

El verso y la búsqueda de la felicidad

Vivimos perseguidos por las órdenes e indicaciones que en redes sociales nos muestran cómo debería ser nuestra vida, cuando la realidad parece encerrarnos en otro modelo.

Espiritualidad y vacío

¿Para qué vivir? ¿Por qué elegimos viviendo? ¿Para nada? El rol de la espiritualidad. Y También el de la ciencia y la tecnología.